Noticias Internacionales

Asi se maneja el estrés por calor en China

Publicado

en

(96 vistas)

Según el experto, China importó una cantidad de leche 120 veces mayor que la importada en la década de 1960. Esta cantidad representa hoy casi un tercio del consumo total de leche del país y el gobierno chino está haciendo grandes esfuerzos para aumentar la producción nacional de leche y reducir la importada.

De acuerdo con Dairy Global, China es un importante productor mundial con 31 millones de toneladas métricas producidas en 2019 y en 2020 alcanzó 34,4 millones, según Knoema.

Añadió que “hay señales de que el crecimiento de la producción de leche en China se está estabilizando y, recientemente, incluso ha habido informes de una disminución”. Esto se debería al estrés calórico en las ganaderías, debido en parte al calentamiento global pero sobre todo al aumento del rendimiento por vaca, que significa un incremento en el calor metabólico.

“Entre 2008 y 2016, el grado de disminución del rendimiento diario por vaca en el verano, en comparación con el invierno, aumentó de 0,7 a unos 4 kg por vaca por día. Se espera que si continúa esta tendencia y no se toman medidas de manejo, la disminución por vaca alcance los 6,5 y 7,2 kg por vaca, en 2050 y 2070, respectivamente”.

El experto ha dado conferencias sobre cómo hacer frente al estrés calórico en vacas a profesionales chinos en los últimos 25 años y ha dado charlas para las grandes granjas de una de las empresas lácteas más grandes de China.

La mayoría de las granjas lecheras que suministran leche a la empresa están ubicadas en el norte de China, donde el clima templado y pocos meses cálidos al año, pero la compañía también tiene granjas en el sur, donde es un clima tropical cálido y hace calor varios meses al año.

Según Flamenbaum, “los productores de leche chinos, al igual que sus contrapartes en todo el mundo, han estado expuestos en los últimos años al conocimiento sobre cómo instalar y operar los medios para enfriar las vacas, y cada año mejoran”.

Por ejemplo, al indagar a dos lecherías, una ubicada en cada zona, encontró que ambas emplean humectación y ventilación forzada a las vacas para enfriarlas en el patio de espera antes de cada una de las tres sesiones de ordeño, y en la línea de alimentación, cuando las vacas regresan de la sala de ordeño, así como entre las sesiones de ordeño.

De igual modo, en cada ganadería se administró tratamiento de enfriamiento a las vacas en lactancia, vacas secas y novillas en fines de la gestación.

La disminución es mayor en la granja del sur, en comparación con la del norte. Las vacas de esta región disminuyen en verano un 15 % en la producción de leche en comparación con el invierno, mientras que en la del sur se observó una reducción del 40 %.

“Es interesante ver que incluso en una región climática relativamente cómoda, como el norte de China, con veranos cortos y noches frescas, hay una marcada disminución en el rendimiento de las vacas en verano y nada que hablar de las vacas del sur”, apuntó.

Sin embargo, el experto señaló que a pesar del conocimiento y la experiencia adquirida para enfriar adecuadamente a las vacas y a pesar de la gran inversión en equipos, “los resultados aún son pobres y causan problemas a las granjas y pérdidas económicas cada año”.

Tendencias