Noticias Internacionales

Científicos en Nueva Zelanda diseñan programa con robots de ordeño para detectar mastitis

Publicado

en

(144 vistas)

Los profesores Sandhya Samarasinghe y Don Kulasiri son coautores de un estudio, realizado con datos de una granja lechera robótica comercial, que diseñó y construyó el modelo para ayudar a la detección eficiente y precisa de la mastitis en hatos de ganado lechero.

Según el artículo de la universidad, usaron una red neuronal profunda para hacer y programar un modelo de clasificación utilizando diversas combinaciones de variables.

Los datos de la investigación se recopilaron de una granja lechera comercial con sistema de ordeño voluntario con 24 robots, que ordeñan alrededor de 1900 vacas en un solo establo de 13 000 m2 durante un año, en el que se registraron 1,1 millones de ordeños.

Esta es una de las grandes diferencias con anteriores modelos de detección de mastitis con redes neuronales, que se diseñaron con base en datos de granjas lecheras de investigación (convencionales o robóticas) con rebaños pequeños (100-400 vacas).

En cambio, los autores afirmaron que su modelo es “más realista y representativo” porque fue hecho y probado en una granja lechera comercial a gran escala.

Consultada por RNZ, la profesora Sandhya Samarasinghe, académica en ingeniería y docente titular de la Universidad de Lincoln, explicó que usando el modelo, el tratamiento de las vacas infectadas podría ser mucho más temprano, en tan solo 10 días.

“A medida que avanza la enfermedad, la sangre pasa a la leche. Por lo tanto, lo que llamamos conductividad eléctrica, es decir, la capacidad de la leche para llevar corriente eléctrica, es una especie de indicador de que la sangre ha pasado a la leche”, indicó.

Y agregó: “Entonces, usamos la conductividad eléctrica de la leche como indicador de la progresión de la enfermedad. Además, podemos ver que cuando la enfermedad progresa, la producción de leche disminuye. Estos son los dos principales indicadores del desarrollo temprano de la mastitis”.

La profesora indicó que los robots usados en el estudio también registraron el tiempo y la calidad del ordeño: cuando una vaca tiene mastitis, el ordeño es doloroso y la vaca intentará evitar o pasar menos tiempo siendo ordeñada, y la leche que producen es más espesa de lo normal.

“Ese es un punto importante del tratamiento de la mastitis, estamos reduciendo el dolor en las vacas debido a esta enfermedad y, por lo tanto, al hacer esta investigación y usar estos productos y modelos sobre la mastitis, podemos decir que nuestros productos reflejan nuestra preocupación por el bienestar animal”, concluyó.

Tendencias