Noticias Internacionales

Romero y Vacas lecheras: Combinación Exitosa

Publicado

en

(405 vistas)

El tiempo de transición implica cambios drásticos en el metabolismo y la fisiología a medida que la hembra pasa de estar preñada a la lactancia completa, dijo el profesor asistente Johan Osorio, quien supervisó un estudio piloto del Departamento de Leche y Ciencias de los Alimentos dirigido por la estudiante graduada Tainara Michelotti. 

Durante la primera semana después del parto, las vacas pueden producir entre seis y diez galones de leche por día. “Eso es mucho para el cuerpo”, agregó Osorio.

Se estima que el 75 % de los problemas de salud en las vacas adultas ocurren durante el primer mes después del parto, según un artículo en el Journal of Dairy Science. La vida productiva de una vaca lechera es, en promedio, de tres a cuatro años, por lo que minimizar los problemas durante el período de transición puede ayudar a mejorar la longevidad y el resultado final del productor.

El ácido carnósico, que es relativamente abundante en las hojas de romero, ha mostrado una alta actividad antioxidante en estudios en humanos y ratones. Sin embargo, esta es la primera vez que se prueba el compuesto en vacas lecheras.

Los resultados del estudio inicial se publicaron en la edición de septiembre de Antioxidants, una edición especial sobre la señalización redox gestacional y de la lactancia y el estrés oxidativo en vacas lecheras.

Resultados iniciales prometedores

Las vacas que recibieron una infusión intravenosa diaria de ácido carnósico durante tres días después del parto produjeron alrededor de 9,9 libras más de leche por día; un galón de leche equivale a 8,6 libras. Esa leche también tuvo un mayor rendimiento de proteínas que la leche del grupo de control.

Cuando las vacas atraviesan esta transición, por lo general no comen lo suficiente para obtener los nutrientes necesarios para mantenerse al día con la producción de leche. Por lo tanto, para mantener esta producción, el cuerpo extrae energía de las reservas de grasa a través de un proceso conocido como movilización de lípidos y los coloca en las glándulas mamarias para producir leche.

Eso tiene un costo para el animal. Osorio comparó la movilización de lípidos que ocurre cuando las vacas metabolizan la grasa almacenada con lo que les sucede a las personas que son diabéticas cuando sus cuerpos no pueden producir suficiente insulina. La acumulación excesiva de grasa en la sangre y en el hígado puede provocar una afección llamada cetosis.

Sin embargo, el análisis de muestras de sangre sugiere que las vacas que recibieron ácido carnósico pudieron hacer frente al aumento de la producción de leche sin un aumento del daño hepático y el riesgo de trastornos de salud, como la cetosis. Los resultados del estudio piloto «demuestran que el ácido carnósico promueve respuestas positivas sobre los biomarcadores de inflamación y estrés oxidativo».

Se necesitan más análisis

El hígado juega un papel clave en el metabolismo energético de las vacas posparto. “Cuando las vacas tienen una mala transición, generalmente se reduce al hígado”, dijo Osorio. En consecuencia, se está realizando un trabajo de seguimiento para estudiar cómo responden las células hepáticas al ácido carnósico.

“Estamos cultivando células hepáticas, incubándolas con el extracto de romero y luego desafiándolas con un agente oxidante”, explicó. El estrés oxidativo es uno de los desafíos en las vacas en transición.

Tendencias