Noticias Internacionales

Científicos Irlandeses buscan reducir el Metano de las Vacas

Publicado

en

(129 vistas)

De acuerdo a un artículo publicado por Reuters, el proyecto está aprovechando la creciente industria de recolección de algas marinas de país, por lo cual está buscando nuevos mercados a medida que revive las tradiciones centenarias.

Pero algunos se muestran escépticos que los aditivos alimentarios de algas marinas puedan eludir la necesidad de revertir un aumento en el número de ganado irlandés si el país quiere deducir la producción de metano per cápita más grande de Europa para 2030.

La nota explica que los investigadores han probado alrededor de 20 especies de algas, la mayoría de la costa atlántica de Irlanda. Los socios del proyecto han recogido docenas más en Noruega, Canadá, Suecia, Alemania y Reino Unido.

Científicos de Estados Unidos y Australia ya han demostrado cualidades dramáticas para reducir el metano de un tipo de alga, Asparagopsis, cuando se agregan pequeñas cantidades a la materia prima. Pero aún no han logrado aumentar la producción de algas, que no es fácil de cultivar en el noreste de Europa.

El proyecto irlandés tiene como objetivo encontrar abundantes algas nativas para usar en su lugar. Sin embargo, los investigadores admiten que es poco probable que igualen la reducción de emisiones de entre un 11 y 20% en los primeros ensayos.

La Autoridad de Desarrollo Agrícola y Alimentario de Irlanda asegura en el medio comentado que “las reducciones no serán una solución milagrosa, pero pueden reducir significativamente las emisiones”. Los investigadores también están trabajando en cómo integrar los aditivos para concentrados en el sistema de cría de ganado predominantemente basado en pastos de Irlanda.

En una finca a las afueras de Hillsborought, al sureste de Belfast, los investigadores usan golosinas para convencer a las vacas que introduzcan la cabeza en una maquina de energía solar que mide el nivel de metano en su alimento.

Sharon Huws, profesora de ciencia animal y microbiología en la Queen’s Universiy de Belfast dijo que probarán nuevamente los aditivos de algas marinas, “los niveles que se utilizan para alimentar a los rumiantes son muy muy pequeños, por lo que es necesario obtener muchos para lograr un impacto”.

La tecnología ha captado la imaginación de los grupos agrícolas y los políticos que insisten en que los objetivos estrictos para reducir los gases de efecto invernadero como el metano no deberían significar una reducción en el tamaño del sector agrícola irlandés.

Después de un crecimiento de más del 10 % en los últimos 10 años, Irlanda tiene 7.4 millones de cabezas de ganado y es uno de los mayores exportadores de carne de vacuno y lácteos de Europa. Su producción per cápita de metano, que tiene un mayor potencial de atrapamiento del calor que el CO2, es, con mucho, la más alta de la Unión Europea, según la base de datos Climate Watch.

El gas incoloro e inoloro se escapa de los vertederos de desechos, la infraestructura de petróleo y gasta y los sistemas digestivos de ganado vacuno y ovino.

En la conferencia COP26 de la ONU sobre el cambio climático en Glasgow este mes, Irlanda se comprometió a reducir la producción mundial de metano en un 30 % para 2030 desde los niveles de 2020. Pero los ministros del gobierno insisten en que se logrará principalmente mediante una reducción del 50 % en el metano no agrícola, con una reducción de solo el 10 % en el metano agrícola para 2030.

Apuntan a los aditivos alimentarios de algas marinas como una forma de frenar las emisiones sin reducir el tamaño del hato ganadero, con una reducción en la edad promedio de sacrificio del ganado de carne y la investigación genética como otras posibles soluciones.

Tendencias