Noticias Internacionales

Mercado de China volvió a recibir un Contenedor de Carne proveniente de Brasil

Publicado

en

(242 vistas)

De acuerdo con la información, son las primeras señales para finalmente retomar las compras de carne vacuna desde Brasil, tras un bloqueo que duró cerca de dos meses a causa de la aparición de un caso de vaca loca en el país suramericano.

En el puerto de Shanghái se permitió la entrada del primer contenedor de carne vacuna cargado con fecha posterior al 4 de septiembre y consideró que esta podría ser una “primera señal” del mercado para que otros 21 contenedores sean liberados en las próximas horas, informó la consultora brasileña Agrifatto.

Según la nota la carga aprobada proviene de Tocantins, pero hay dudas sobre si China aceptará embarques desde Matto Grosso y Mina Gerais, que fueron los dos estados donde se detectaron los casos de vaca loca atípica.

Desde el Ministerio de Agricultura de Brasil se maneja como fecha probable de apertura del mercado chino entre los días 3 y 7 de noviembre, según publicó Faxcarne, citado por valoragro.com.

Por su parte la agencia EFE informó que el compromiso fue asumido por el ministro de Negocios Extranjeros de China, Wang Yi, en una conversación telefónica que sostuvo el pasado jueves con el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Carlos França, informó la cancillería brasileña.

“Los ministros conversaron sobre la apertura y la diversificación de los mercados, incluyendo el retorno de las exportaciones de carne bovina brasileña. El canciller chino cree que el asunto será resuelto rápidamente”, informó, por su parte el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil en un mensaje que publicó en su cuenta de Twitter.

Por otro lado, la operación del mercado chino por carne vacuna muestra “un gran nerviosismo por parte de los importadores, que han pagado precios superiores y algunos hasta han aceptado cargas en diciembre, pese a no llegar a tiempo para el Año Nuevo”, dijo un trader regional a Faxcarne.

Entre tanto, el portal elpais.com señaló en una nota que la suspensión de las exportaciones de carne bovina a China puede suponer pérdidas de hasta 1.800 millones de dólares para Brasil si se prolonga hasta finales de año. En el mejor de los casos, la Confederación de Agricultura y Ganadería (CNA por sus siglas en portugués) calcula que los productores brasileños perderían 1.200 millones de dólares.

La estimación de la pérdida para los productores brasileños la realizó el director técnico de la CNA, Bruno Lucchi, quien tuvo en cuenta la media de las exportaciones realizadas a China en los tres últimos meses del año, que oscilan entre 400 y 600 millones de dólares al mes. “Es el periodo en el que China compra más carne bovina, para abastecerse de cara al Año Nuevo chino que se celebra en febrero”, detalló el dirigente.

China compra el 56 % de la carne bovina que exporta Brasil. El motivo oficial del bloqueo fue la detección de dos reses que podrían tener la enfermedad de las “vacas locas” el 3 de septiembre en los Estados de Minas Gerais y Mato Grosso. Los chinos suspendieron la importación de carne al día siguiente y aún no han revocado esa decisión, ni siquiera después de que la Organización Mundial de Sanidad Animal declarara que, con relación a la enfermedad, la carne de Brasil representa un riesgo insignificante para el consumo humano.

Además de la cuestión técnica y sanitaria, hay al menos otros tres elementos que influyen en este asunto, como es el alto precio de la carne, el intento del Gobierno chino de estimular el consumo tradicional de cerdos en lugar de ganado bovino y, en menor medida, una represalia al Gobierno de Jair Bolsonaro por su hostilidad hacia los chinos.

Una de las quejas de los chinos es el precio del ganado. El precio por arroba alcanzó los 59 dólares en junio de este año. Desde el veto a la carne brasileña, en septiembre, el precio de la arroba empezó a caer en picado. El 28 de octubre, llegó a 45,8 dólares. Es el valor más bajo desde octubre de 2020, según datos del Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada de la Universidad de São Paulo.

Ningún socio comercial brasileño tiene capacidad para ocupar el espacio de China. Según la CNA, los chinos compran anualmente 920.000 toneladas de carne brasileña. Juntas, todas las demás naciones compran 900.000 toneladas. En teoría, la carne que no se venda a China la deberían consumir los propios brasileños.

Según la CNA, con la reducción del valor de la arroba y el aumento de la materia prima para alimentar el ganado confinado, los productores han sufrido grandes pérdidas. Si antes ganaban unos 53 dólares por animal vendido, ahora pierden unos 88. “Los que puedan, dejarán el ganado en los pastos hasta que la situación se normalice, y solo después lo enviarán al matadero”, dice Lucchi.

Tendencias