Noticias Internacionales

Establo Argentino Incorpora la Robótica y así es como Funciona

Publicado

en

(144 vistas)

Este establecimiento ofrece enseñanzas de cómo hacer rentable y sustentable el negocio.

Es un desarrollo innovador considerado el primer tambo del país en incorporar la robótica combinada con las tecnologías de información y comunicación.

Entre las hipótesis planteadas para el desarrollo del proyecto, se consideró el incremento de la eficiencia técnico y económica con el objeto de justificar la adopción de las tecnologías de precisión, la robótica, la automatización y las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en un sistema productivo.

Así explica el Ing. Agr. Miguel Taverna, profesional del área de Investigación y producción animal del Inta EEA Rafaela.

Ingeniero agrónomo Miguel Taverna, del INTA de Rafaela e integrante del equipo desarrollador del tambo robotizado.

«Tales innovaciones fueron pensadas y desarrolladas para que fueran incorporables en forma parcial o integral por tambos de diferentes escalas. Y ello se ha logrado si se considera que más del 10% de los tambos de argentina han adoptado de manera parcial o totalmente de estas tecnologías evaluadas” señala el Ingeniero.

«Con estas tecnologías de procesos e insumos, es posible alcanzar altos niveles de eficiencia en la utilización del recurso tierra, sin generar consecuencias ambientales negativas e impactos positivos en la calidad de vida, las condiciones y productividad de la gente que trabaja en el tambo» agrega.

Sistema de producción

Entre los aspectos relevantes del tambo robotizado, se destaca el sistema de producción que combina el pastoreo con el 40% del tiempo y el encierre en corrales a cielo abierto durante el 50% del tiempo. El 10% restante del tiempo se dedica al ordeño y espera. Este planteo técnico resulta inédito a nivel mundial.

Las puertas inteligentes instaladas en el tambo robot, identifican y definen el camino de las vacas en función de permisos establecidos previamente. Como ejemplo de esas puertas se pueden mencionar puerta anti retorno, puertas de identificación y aparte. Y en lo referente al ordeño, se logran de 2,4 a 2,5 ordeños por vaca, por día.

El tambo robot se maneja con el “sistema de ordeño voluntario” conocido como “VMS”, que ofrece valores de producción sostenidos y mayores a los previstos. En el mes de junio de 2021 promedió 36,02 litros con unas 62 vacas en ordeño.

En cuanto al aprovechamiento del alimento, la eficiencia de conversión lograda ronda valores de 1,3 a 1,5 Kg/leche por kilo de materia seca consumida, lo cual es bastante mayor al promedio nacional que se ubica en 0,8 a 1 kg de leche por kg de materia seca consumida.

Asimismo, se alcanzó entre 50 y 60% de autosuficiencia, el resto ingresó como compras de balanceado, harina soja, algodón y parte del heno.

Eficiencia y productividad

La productividad triplicó promedio de tambos nacionales. Medido a través de litros o sólidos libres de los costos de alimentación, los valores superaron en un 62 y 67% las metas del proyecto.

La productividad de la mano de obra superó en un 10% la meta del proyecto y es de 400 mil litros de leche al año por operario. La actual dotación de personal podría duplicar su eficiencia incorporando un segundo robot. Dentro de la red mundial de tambos AMS, este se encuentra de los 5 más productivos del mundo dentro de su categoría.

En unas 26 hectáreas se manejan las vacas en ordeño y las secas, con algo más de 3 vacas totales por ha, por ende, son unas 85 a 86 vacas totales, con el 75 a 80% en ordeño, es decir entre 65 y 67 vacas en ordeño.

El tambo produce unos 67.000 litros de leche al mes, y en promedio anual unos 2.000 a 2.300 de leche por día. Con promedios en general por vaca según la estación del año ente 30 y 33 litros.

Otro dato interesante es que se producen uno 30.000 litros de leche por hectárea año referido a vaca total. Y unos 17.000 a 18.000 litros de leche, libre del costo de alimentación, y por ha vaca total. Lo cual equivale a 20 o 21 litros libres de costo de alimentación por vaca y por día.

Bienestar, salud y ambiente

Las vacas pastorean de noche en periodo estival y durante el día en el periodo invernal. Elementos como un sistema de refrescado que se acciona automáticamente a través de un sensor de ITH, los pisos de caucho en corrales y un mantenimiento de higiene riguroso, permitieron lograr un adecuado bienestar de los animales y buenos indicadores sanitarios-productivos.

El sistema comercializó 98% de los litros producidos. Este indicador, muestra como trabajan los factores sanitarios tales como, una baja prevalencia de enfermedades y efectividad en los tratamientos explicada por la detección precoz de los problemas.

El sistema recupera el 70-75% del agua y recicla los efluentes bajo pautas agronómicos como bio-fertilizantes. Se trabaja en mejorar la eficiencia energética (paneles, equipos de bajo consumo). El tambo trabaja bajo conceptos de bio-economía circular.

Trabajo y sociedad

En lo referente a la mano de obra, en su momento se postularon 120 jóvenes para trabajar en el proyecto. Para el desarrollo de la actividad diaria, cada operario trabaja 6 horas por día con un franco cada dos fines de semana por mes. Gran parte del tiempo lo dedican a la alimentación, mantenimiento y gestión de la información.

El tambo fue visitado por más de 3.500 personas entre productores, estudiantes, profesionales, gente común.

Otros aspectos

Algo que atrae al observador tal vez sea el movimiento voluntario de las vacas y como se ordeñan. Los incentivos tales como el alimento, el confort en determinadas horas, la disponibilidad de agua, entre otras cosas, son factores que motivan a los animales a moverse hacia los puntos donde se desarrollan las actividades del tambo.

De manera tal que el rodeo transita por las puertas inteligentes y de acuerdo con las necesidades del planteo técnico van hacia el ordeño, al pastoreo, o al sector de las raciones. Durante el ordeño, el robot realiza el lavado de pezones, la colocación de pezoneras y el retiro de las mismas, la limpieza y desinfección.

Asimismo, a través del mismo robot se miden indicadores de producción, de calidad y de salud. Los datos grabados son procesados por un software que elabora información de utilidad para la futura toma de decisiones en la gestión.

El tambo trabaja desde el año 2016, y ha permitido perfeccionar la identificación, la producción individual, salud y manejo reproductivo y alimenticio. Todo ello lleva a lograr un tambo de precisión con un gerenciamiento más eficiente, que a su vez requiere de la profesionalización de su manejo, con lo cual se pueden lograr mejores resultados en lo productivo con un manejo más ajustado de los recursos.

La clave está en dilucidar si el costo de la tecnología justifica el ingreso marginal obtenido y que todo es sostenible. La respuesta es sin duda positiva.

El equipo de trabajo está integrado por los profesionales, Miguel Taverna, Dianela Costamagna, Alejandro Smulovitz; Carlos Callaci, Karina García, Luis Millapan, Maximiliano Zencklusen y Roman Batistoni, detalla el propio Ing. Taverna.

Además de fueron socios estratégicos del proyecto la Asociación Cooperadora de Rafaela-INTA, y las empresas DeLaval, Keenan y Forratec.

Tendencias