Noticias Internacionales

Argentina, Australia y Brasil empezarían a retener ganado, lo que reduciría oferta de carne

Publicado

en

(302 vistas)

El análisis semanal de Rosgan (el mercado virtual de venta de hacienda de la Bolsa de Comercio de Rosario) expuso que los tres países comenzaron un proceso de retención ganadera con la firma misión de recuperar su inventario bovino.

Argentina, Brasil y Australia, que aportan anualmente el 45 % de las exportaciones mundiales de carne, tuvieron un alto nivel de extracción por las exportaciones del año pasado.

Si bien este es el factor más importante, cada uno lo hace por razones distintas. Empezando por Australia, su stock ha caído al nivel más bajo desde principios de la década de los 90 debido a las fuertes sequías de los últimos años.

Respecto a esta situación, Rosgan asegura que “tras la llegada de las lluvias y la consecuente recomposición de los campos a partir del 2020, los ganaderos australianos han iniciado la reconstrucción de ese stock ingresando a un claro ciclo de retención ganadera”.

También destaca que, históricamente, los precios del ganado australiano solían mantenerse similares a los países de Sudamérica, pero la sequía en 2014 y 2015 restringió el suministro de la isla, haciendo que los precios subieran de forma exagerada.

Hoy en día, el precio de la carne australiana es de lejos el más caro del mundo, llegando a cotizar entre 5,20 y 5,50 dólares el kilo.

Brasil

En el caso brasilero, el principal exportador mundial de carne vacuna también reportó una disminución en la oferta, motivada por el creciente margen que ofrece la cría, lo que fomenta la retención de hembras.

Esto ha ocasionado problemas para la agroindustria nacional, que hace unas semanas viene presionando al Ministerio de Agricultura de Brasil para autorizar la importación de animales desde Paraguay, lo que generó una gran polémica por el desacuerdo de los ganaderos.

Argentina

Finalmente, el análisis develó que Argentina está empezando un proceso de retención tras el récord de exportaciones de carne en 2020.

“El nivel de extracción del año pasado, que se requirió para sostener la faena sobre un rodeo nacional que aún no ha logrado mejorar sus principales indicadores de productividad, conduce a la necesidad de ingresar paulatinamente a una fase de mayor retención”, dice la publicación.

El precio también se elevó a niveles nunca antes vistos, pues el novillo argentino se ubicó alrededor de los 3,78 dólares por kg, por encima de Brasil (3,46 dólares) e incluso de Uruguay (3,53 dólares), dejando su posición como el más barato.

De esta forma, la ansiada reactivación comenzará a concretarse una vez llegue el invierno en el hemisferio sur, lo que motivará a los ganaderos a mantener sus animales y traerá, en consecuencia, una disponibilidad limitada de bovinos.

En otro aparte, Rosgan detalló que no se puede esperar un nivel de retención de hembras para este ciclo similar a los de la gran liquidación de los años 2008-2009 o en el período 2016-2017, pero hay señales que anticipan la tendencia, como una menor oferta de terneras.

“También se observa un criador muy activo buscando la reposición: no solo porque retiene las terneras, sino porque también a medida que vende los machos intenta reponer hembras para luego recriar y hacerse de un mayor número de vaquillonas”, añade.

El Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) proyectó que Argentina producirá 3,1 millones de toneladas de carne vacuna durante este 2021, una disminución de 4 % (unas 130 000 toneladas menos) que en 2020, en tanto que las exportaciones caerían 6 % llegando a 770 000 t.

La merma se justificaría por “la pérdida de la competitividad frente a los precios de venta de otros países como Uruguay y Paraguay”, considerando que estos países también son proveedores de carne vacuna de China, el principal destino de las exportaciones de la Argentina.

De acuerdo a estadísticas del Consorcio Exportador ABC de Argentina, se exportaron 133 000 toneladas en los primeros dos meses de 2021 por un valor de 386 millones de dólares, pero los frigoríficos están preocupados por la volatilidad del mercado chino en materia de precios.

En el primer bimestre de 2020, la tonelada de carne congelada a China se pagaba 4.360 dólares según ABC mientras que este año promedió 3.330 dólares. Aunque todavía no se completa el primer semestre, el panorama de las exportaciones en 2021 aún no se ve claro.

Tendencias