Artículos

Conoce los Riesgos de Alimentar con Leche de Descarte

Publicado

en

(200 vistas)

La leche de descarte, que incluye el calostro, la leche de transición y la leche tratada con antibióticos, comúnmente se administra a los terneros como fuente de nutrición antes del desleche.

De acuerdo con el estudio de tambos de 2014 del Sistema Nacional de Monitoreo de la Salud Animal (NAHMS) (USDA -Departamento de Agricultura de los Estados Unidos- 2016), aproximadamente el 78% de los tambos en los Estados Unidos alimentan con leche (comercial o no comercial) sola o con lactorreemplazante. Si asumimos que la mayor parte de la leche que se administra a los terneros es no comercial, está claro que un número significativo de terneros en los Estados Unidos recibe leche de descarte antes del desleche.

La posible presencia de antibióticos o bacterias resistentes a los antibióticos es una preocupación cuando se alimenta con leche de descarte. En general, entendemos que alimentar con leche de descarte puede influir en la resistencia a los antibióticos o la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos; sin embargo, el riesgo relativo de que esto ocurra no está claro. Sin embargo, algunas investigaciones recientes en la Journal of Dairy Science intentaron responder a la pregunta: “Si alimento con leche de descarte, ¿cuál es el riesgo de aumentar la resistencia a los antibióticos en mis terneros específicamente y en mi tambo en general?” Esta es una pregunta importante porque se ha demostrado que los genes que codifican la resistencia a los antibióticos se “mueven” de una especie de bacteria a otra (consulte este artículo de Wikipedia para obtener más información).

El aumento de la resistencia a los antibióticos, incluso en bacterias no patógenas, aumenta el riesgo de resistencia a los antibióticos en bacterias potencialmente patógenas y puede reducir la eficacia de los antibióticos utilizados en terneros y vacas (e incluso en humanos) en el futuro.

La investigación

Un estudio de la Journal of Dairy Science realizado por Duse y otros (2015) reportó los resultados de una encuesta realizada a 243 tambos en Suecia. Se informaron las prácticas de manejo y se recolectaron muestras fecales de 729 terneros de 7 a 28 días de edad (edad media = 15 días). Los investigadores analizaron las muestras fecales para detectar la presencia de Escherichia coli resistente a los antibióticos (resistencia a numerosos compuestos antimicrobianos). Luego evaluaron las relaciones entre las prácticas de manejo (incluida la alimentación con calostro y leche de vacas tratadas) y la propagación de la E. coli resistente a los antibióticos a través de las heces.

En general, entendemos que alimentar con leche de descarte puede influir en la resistencia a los antibióticos o la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos; sin embargo, el riesgo relativo de que esto ocurra no está claro. Sin embargo, algunas investigaciones recientes en la Journal of Dairy Science intentaron responder a la pregunta: “Si alimento con leche de descarte, ¿cuál es el riesgo de aumentar la resistencia a los antibióticos en mis terneros específicamente y en mi tambo en general?” Esta es una pregunta importante porque se ha demostrado que los genes que codifican la resistencia a los antibióticos se “mueven” de una especie de bacteria a otra (consulte este artículo de Wikipedia para obtener más información). El aumento de la resistencia a los antibióticos, incluso en bacterias no patógenas, aumenta el riesgo de resistencia a los antibióticos en bacterias potencialmente patógenas y puede reducir la eficacia de los antibióticos utilizados en terneros y vacas (e inclo en humanos) en el futuro.s. Encontraron que se aisló E. coli resistente a la estreptomicina, el ácido nalidíxico o la cefotaxima del 90%, 49% y 11% de los terneros, respectivamente. Alrededor de la mitad de los terneros (48%) tenían un aislado aleatorio de E. coli resistente a al menos un compuesto. Se asociaron varios factores de manejo con la propagación de E. coli resistente;sin embargo, la alimentación con leche de descarte fue un factor de riesgo significativo. Curiosamente, la alimentación con calostro y leche de transición de vacas que fueron tratadas al secarlas NO se asoció con la propagación de E. coli resistente, lo que sugiere que los tiempos de espera apropiados son útiles para reducir el riesgo de transmitir resistencia a los antibióticos.

Investigadores canadienses (Babafela y Smith, 2017) adoptaron un enfoque diferente para cuantificar el riesgo de que los terneros propaguen bacterias resistentes a los antibióticos mediante las heces después de ser alimentados con leche de descarte. Estos investigadores utilizaron un modelo de simulación de Montecarlo para estimar la cantidad de terneros que propagarían E. coli resistente a las cefalosporinas cuando se alimentan con leche de descarte. Una “simulación de Montecarlo” es un modelo de computadora, que generalmente contiene miles de “animales” simulados. Cada “animal” (piénselo como una fila en una hoja de cálculo que contiene datos para un animal) contiene varias características de interés.

En este caso, los investigadores incluyeron el porcentaje de tambos que utilizaron leche de descarte, los días en que se administró la leche, la cantidad de leche administrada, la prevalencia de E. coli resistente a los antibióticos y la concentración de E. coli en la leche de descarte. Luego, los autores calcularon otros parámetros para determinar el aumento de la cantidad de terneros que propagan E. coli resistente cuando se alimentan con leche de descarte. Se recomienda a quienes tengan interés en obtener más información sobre la simulación que lean este interesante artículo en la Journal of Dairy Science (enlace aquí). En general, los autores informaron que el riesgo de que los terneros alimentados con leche de descarte durante el período de desleche propaguen E. coli resistente a los antibióticos fue de 5,7 terneros por cada 1000. La simulación asumió que el 5,7% de las muestras de leche de descarte contenían E. coli resistente a los antibióticos. Cuando la prevalencia de E. coli se redujo a 3%, 1,5% y 1 %, el riesgo diario de propagación disminuyó en 50%, 65% y 82%, respectivamente. Los autores hicieron numerosas suposiciones en este estudio para realizar su simulación debido a la falta de datos con respecto a las relaciones dosis-respuesta de E. coli resistente a los antibióticos en terneros alimentados con leche. No obstante, a pesar de los supuestos, la alimentación con leche de descarte aumenta claramente el número de terneros que propagan bacterias resistentes a los antibióticos. Aunque no está claro hasta qué punto la pasteurización puede mitigar este riesgo. Según el estudio de tambos de 2014 del NAHMS (USDA, 2016), el 72,9% de los tambos pequeños (menos de 30 vacas) en los EE. UU. administran como alimento leche sin pasteurizar (comercial y no comercial), mientras que en el caso de los tambos grandes (más de 500 vacas), solo el 26,3% utilizan leche sin pasteurizar. Por lo tanto, el riesgo de que la leche de descarte contribuya a la prevalencia de bacterias resistentes a los antibióticos en los tambos parece significativo.

Resumen

Información recientemente publicada sugiere que el uso de leche de descarte de los tambos contribuye a la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos en los terneros alimentados con leche. En los tambos donde se alimenta con leche de descarte, se estima que 5,7 de 1000 terneros propagarán E. coli resistente a los antibióticos. Aún se desconoce hasta qué punto estas bacterias contribuyen a la resistencia general a los antibióticos y hasta qué punto la pasteurización es eficaz para reducir este riesgo.

Leer más
Publicidad
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias