Artículos

Alfalfa, Fuente de proteína

Publicado

en

(1.832 vistas)

La alfalfa (Medicago sativa), considerada como la reina de las leguminosas por su alto valor forrajero (25% proteína bruta), es una excelente opción para los productores pecuarios a la hora de alimentar a sus animales.

La instalación de este cultivo ofrece aportes muy importantes en varios renglones de la producción.

En proyectos apícolas, la alfalfa constituye una fuente importante de alimentación por su profusa floración y, basados en experiencias de campo en una hectárea de terreno, se pueden instalar cuatro colmenas para la producción de miel.

En cuanto a engorde intensivo, el heno o forraje en verde se puede mezclar con la caña de azúcar, el sorgo, la avena u otra gramínea que se disponga en la finca. También es excelente para la nutrición de los caballos.

Los suelos con más de cuatro a cinco años de alfalfa vuelven a recuperarse y demuestran altos contenidos de materia orgánica, gracias a la fijación de nitrógeno y su sistema radicular pivotante que rompe el pie de arado (muy perjudicial en agricultura).

Época de siembra

La mejor época de siembra es entre la segunda quincena de abril y la primera quincena de mayo, como es una especie de clima frío, en la boca del invierno es recomendable su instalación.

Semillas por hectárea

Dependiendo del valor cultural (VA), se recomienda entre 10 y 12 kg/ha en siembra a chorrillo y en hileras de 40 a 50 cm.

Existen experiencias de siembra al voleo, en ese caso, la cantidad de semillas se duplica y triplica, pues hay que procurar cubrir bien el terreno con la especie, evitando la proliferación de malezas que suele ser un problema.

En todo caso, se deberá apelar a los herbicidas selectivos para dicho fin. Por eso la elección de las semillas es fundamental (adaptados a ecosistemas diferenciados); debido a que son muy pequeñas, la escarificación es un problema, aunque esto se evita con semillas de alto poder germinativo. En la siembra a chorrillo será necesaria una carpida inicial antes de los primeros cortes.

Manejos culturales

Pasados los primeros cuatro meses de la siembra, el cultivo ya estará listo para el primer corte, que será entre los meses de agosto o setiembre.

Posteriormente, los cortes se realizarán cada 30 a 35 días, dependiendo del tiempo, pero, por lo general, es a cada mes, ya que su rebrote es importante toda vez que esté en suelo fértil.

Rendimiento

Al segar cada 30 o 35 días, se puede obtener por hectárea unos 60 fardos de 20 kg cada uno, que al precio de venta de G. 50.000/fardo, tendríamos G. 3.000.000/mes. Calculando 10 cortes al año, representa unos G. 30 millones/año. El costo de producción para una hectárea es de unos 30% a 40% del valor total; es decir, unos G. 9 a 12 millones/año. El valor actual de un fardo de 20 kg es de G. 70.000.

Algunos usos

Se puede consumir en la forma de heno (que es la manera tradicional), aunque existen proyectos en los cuales se aplican pastoreos directos de la especie en la forma de banco de proteína con ingresos sincronizados de los animales dentro del cultivo.

Lo ideal, en cuanto a producción de leche es ofrecer a los terneros desmamantes un forraje de alta calidad para suplir la leche materna y que esta sea utilizada para la venta o queso.

En cuanto al consumo por humanos, su alto contenido proteico, la alta concentración de clorofila en las hojas que la convierte en un antioxidante de primer nivel, entre otros aspectos, la hacen indicada consumir las hojas en estado tierno.

Tendencias