Noticias Internacionales

Nuevos avances muestran que “la salud animal y humana van de la mano”

Publicado

en

(1.012 vistas)

El avance de terapias no antibióticas para tratar las infecciones de las vacas podría ayudar a acelerar el desarrollo de tratamientos sin antibióticos para las personas.

En noviembre de 2018, la UE adoptó regulaciones para prohibir el uso preventivo de antibióticos en animales y el uso de antibióticos para promover el crecimiento y aumentar el rendimiento ante el incremento mundial de resistencia a los antibióticos.

Así, encontrar formas alternativas de tratar enfermedades en el ganado que no generen resistencia a los antibióticos es crucial para la salud futura de los animales y los humanos. Estos esfuerzos también podrían ayudar a acelerar el desarrollo de tratamientos sin antibióticos para las personas.

«La salud animal y la salud humana van de la mano», señala Ruairi Friel, CEO de la compañía biofarmacéutica Westway Health en Galway, Irlanda, que está desarrollando una gama de tecnologías no antibióticas para tratar enfermedades animales y humanas. «Hay muchas cosas que podemos hacer en el lado animal y transferir y, con suerte, acelerar elementos en la esfera humana».

En un proyecto llamado PanaMast, Westway ha estado desarrollando una nueva terapia sin antibióticos que espera pueda estar disponible para las vacas en 2021 o 2022, a la espera de la aprobación regulatoria europea.

Friel asegura que la evidencia hasta el momento es que la tecnología parece prometedora para su aplicación en una escala más amplia. «Creemos que es una gran plataforma como una amplia terapia antimicrobiana, ya sea para la salud animal o humana», manifiesta.

“Una ventaja de ir primero por la ruta del ganado es que es mucho más rápido y menos costoso obtener aprobaciones para su uso en la industria láctea. Y si se puede demostrar que la técnica general funciona, entonces podría acelerar el desarrollo de alternativas a antibióticos para humanos”, añade.

Mastitis

El enfoque de PanaMast ha sido crear lo que, según afirma, sería el primer medicamento no antibiótico para la mastitis bovina, un verdadero flagelo de la producción lechera causado por una variedad de fuentes, incluidas las bacterias, que provoca la inflamación de las glándulas mamarias y las ubres de las vacas.

PanaMast utiliza un método desarrollado por Westway llamado especie reactiva de acción prolongada (LARS). Esta técnica, que combina dos productos químicos bien establecidos y médicamente aprobados en una ‘especie de oxígeno reactivo’ que mata a las bacterias, se puede administrar de varias maneras, incluso mediante inyección o aerosol. Friel estima que la técnica podría ahorrar a los ganaderos alrededor de 150€ por caso de mastitis.

Según cuenta, parte de la razón de su éxito es que el medicamento se dirige a una gran cantidad de ubicaciones en las propias bacterias, alrededor de seis a ocho, en comparación con un solo sitio para tratamientos con antibióticos. Agrega que el riesgo de mutación se reduce al enfocarse en partes fundamentales de la fisiología de la bacteria, como los enlaces de proteínas.

El equipo de Friel ha probado el método en múltiples bacterias, incluido Staphylococcus aureus resistente a los antibióticos y resistente a la meticilina (MRSA), y ha encontrado que funciona contra todos ellos hasta ahora sin inducir resistencia al tratamiento o resistencia cruzada a otros medicamentos como efecto secundario. Tampoco parece afectar negativamente a la leche, mientras que el tratamiento con antibióticos puede retrasar las ventas durante más de una semana para evitar que entren residuos en la cadena alimentaria.

Además de todo eso, PanaMast cree que su método es mucho más efectivo que los tratamientos actuales, informando una tasa de curación del 70% en los ensayos de mastitis causada por Staphylococcus aureus, en comparación con el 15% o menos con antibióticos, aunque se muestran cautos ya que se necesitan estudios a gran escala para corroborar los resultados.

Señales eléctricas

Un enfoque diferente para tratar la mastitis que elimina la medicina por completo implica el uso de señales eléctricas para inducir al sistema inmunitario de la vaca a destruir la bacteria.

La tecnología, que lleva una década y media en desarrollo y que actualmente se está probando de forma limitada, fue creada por la empresa de tecnología médica con sede en Israel Prize Systems y desarrollada en un proyecto llamado HealMastitis.

La técnica implica el análisis por computadora de los patógenos de mastitis presentes en una granja. Los patógenos, como cualquier organismo vivo, tienen un conjunto único de señales eléctricas o una ‘firma eléctrica’, según Aharon Futterman, vicepresidente de investigación y desarrollo de Prize Systems. Su tecnología es capaz de reconocer esta firma.

El agua potable de las vacas se carga con la misma firma eléctrica, activando el sistema inmune de los animales para reconocer y combatir estos patógenos. El equipo no reveló exactamente cómo funciona la tecnología, ya que planea solicitar una patente.

Al probar su tecnología en una granja israelí, el equipo logró una tasa de éxito del 80%, curando 39 de 49 vacas, señala Inna Pekel, coordinadora del proyecto y CEO de Prize Systems.

«Creemos que nuestro sistema nos permitirá comenzar el tratamiento en una etapa más temprana de la enfermedad y evitar que alcance la etapa clínica», apunta Pekel.

Además, agrega que el método, que considera potencialmente ‘revolucionario’ para el tratamiento de enfermedades del ganado, ha logrado resultados positivos en dos o tres días sin que parezca tener efectos secundarios dañinos o afectar la calidad o la producción de la leche.

El objetivo es probarlo en varias ubicaciones europeas primero para asegurarse de que funcione bien a una escala más amplia. El equipo espera que pueda estar listo dentro de unos dos años.

Tendencias