Noticias Internacionales

Importancia de la Genética y Alimentación animal

Publicado

en

(1.113 vistas)

En las exposiciones ganaderas se viene presentando una diversidad de razas, ya sea especializadas en carne, leche o lana, con un ganado de muy buena calidad genética que es apreciada por los productores, para optimizar la producción y satisfacer el mercado nacional e internacional.

Teniendo en cuenta los adelantos que se vienen obteniendo en producción animal, debemos que tener en cuenta que los requerimientos nutricionales del ganado dependen, entre otras cosas, de la especie, edad, raza, variedad, salud, ambiente, estado productivo, destino comercial, manejo y mejora genética realizada.

En este punto hay que destacar la importancia de la nutrigenómica, para satisfacer los requerimientos que aparecen con las nuevas exigencias que da la mejora genética. En cada paso que se da para aumentar la producción aparecen nuevas limitantes, que deben ser satisfechas para que la expresión de los genes pueda ser reflejada completamente en los animales, tanto en el genotipo como en el fenotipo.

El genotipo representa todos los genes de un individuo; la conformación externa, el fenotipo, que son los caracteres visibles del animal. Cuando el ambiente cambia en forma significativa, como es en nuestro país, que difiere en cada zona de producción, tiene una acción sobre los genes, lo que se traduce en una posterior modificación del fenotipo, conocido como variabilidad genotípica y fenotípica. Hoy en día conocemos que la expresión de los genes sigue una secuencia conocida y se puede observar la relación de la expresión génica con los trabajos en ómicas estudiados en la actualidad. La ración diaria tiene efectos diversos sobre los animales y el estudio de estos ha conducido al desarrollo de las ciencias ómicas, que engloban a todas aquellas disciplinas, tecnologías y áreas de investigación que estudian el conjunto o totalidad de un sistema biológico. Los nuevos conceptos de la tecnología ómica, que son campos de investigación que toca, la genómica, la proteómica o la metabolómica.

La alimentación y la genética están en plena transformación, es por eso que incorporamos nuevos términos a la íntima relación entre ellas, como hemos mencionado, además de la nutrigenómica y nutrigenética. Podemos resumir al decir que ambos conceptos se relacionan en la nutrición molecular, en la que se habla de la acción de los nutrientes sobre genes (nutrigenómica) y la influencia de las variaciones genéticas sobre la nutrición (nutrigenética).

La nutrigenómica nos permite comprender cómo los ingredientes de una ración diaria afectan la expresión de los genes, tanto en forma positiva como negativa por un determinado nutriente. La nutrigenética nos deja ver cómo responden los genes a una ración determinada, siempre teniendo en cuenta la variación producida en el hato o en forma individual.

Se debe tener en cuenta que lo que comen los animales no va a cambiar sus genes, pero sí los factores que los regulan. En esto el productor debe prestar mucha atención en la calidad de los alimentos y sus componentes. Es por eso que vemos el agregado de sustancias, como los secuestrantes, que ayudan a mantener la calidad del alimento. Se debe tener especial cuidado en la calidad de las proteínas, ya que los aminoácidos juegan un papel preponderante en la relación genética-nutrición.

Las materias primas que se utilizan para formar los bancos de proteínas varían de acuerdo a su procedencia, cosecha, manejo y tratamiento industrial. En el caso de los peletizados obtenidos de oleaginosas, estos deben tener mucho cuidado con la temperatura de elaboración, porque muchos de los aminoácidos indispensables son dañados por las altas temperaturas y comprometen la viabilidad de las proteínas al bajar el valor biológico de las mismas. Hay que considerar la relación directa de los ingredientes utilizados con la salud de los animales, teniendo en cuenta los nuevos conceptos de la inmuno-nutrición, ya que a partir de ella se podrán prevenir diversas patologías, al integrar aspectos relacionados con la nutrición, inmunidad, infección, inflamación y acción o deterioro de los tejidos, debido a que la flora intestinal cumple un rol fundamental en el sistema inmunitario. Recordemos que Hipócrates decía; “Dejad que la comida sea tu medicina y que la medicina sea tu alimento”. Aplicado en nutrición animal, no solamente buscamos satisfacer las necesidades nutricionales sino también el bienestar animal.

Las pasturas dependen mucho del suelo en el que son cultivadas y su manejo. Una misma especie vegetal no siempre se comporta igual en todos los terrenos. La altura del corte es determinante, como ocurre con el pasto elefante y la caña de azúcar.

En el caso de animales de alto rendimiento, se deben tomar precauciones en la calidad de los alimentos, ya que son responsables en gran parte del rendimiento en la mejora genética realizada. La alimentación no cambia el ADN, pero sí sus reguladores. Sería una prueba más de que los animales son, en gran medida, el reflejo de lo que comen y su procedencia genética.

Leer más
Publicidad
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias