Artículos

Producción Caprina en el Perú del Siglo XXI – Parte VI

Publicado

en

(454 vistas)

C. INSTALACIONES

Debe tenerse presente que las áreas de corral necesarias por las cabra que salen a pastorear son mucho menores que aquellas requeridas para los animales bajo estabulación permanente.

Es de máxima importancia dejar claramente establecido que el ganado caprino puede criarse perfectamente en cautiverio total, es decir, permanentemente, dentro de corrales idóneos. Para tal efecto, es menester que los animales desde el nacimiento, se habitúen a vivir bajo encierro, resultando realmente difícil acostumbrarse una cabra adulta criada siempre en libertad y al pastoreo, a que viva dentro de un corral.

Se deduce que el cambio de sistema de extensivo a mixto, y aún de mixto totalmente estabulado, es una tarea que requiere tiempo y dedicación.


VII. SANIDAD

Entre las diversas especies domésticas, probablemente el caprino sea el que menos problemas sufre por factores sanitarios. No obstante, es de importancia especial este factor, en el conjunto de actividades y técnicas de crianza.

A. PROBLEMAS ESPECIFICOSDE LOS CAPRINOS POR CATEGORÍAS

1- CABRITOS DE LECHE

Estos animales deben alimentarse exclusivamente con leche materna, además del calostro de los primeros días. Por su edad, son los que deben recibir los mayores cuidados, que les permitan evitar la mortalidad que generalmente causan la diarrea, neumonía, inanición e infecciones.

Diarrea.- Se reduce al mínimo cuando los cabritos reciben la leche limpia, en recipientes igualmente higiénicos. Cuando mamen directamente de las cabras, éstas deben estar perfectamente sanas, especialmente en lo referido a las ubres (total ausencia de mastitis); en este caso, es muy recomendable verificar la limpieza de los pezones.

Neumonía.- Se elimina cuando los cabritos de leche se ubican en un lugar abrigado protegidos especialmente de las corrientes de aire, y con cobertizo en los lugares o temporadas de lluvias intensas. Muchos ganaderos acostumbran atar con una soga a los cabritos cerca de pequeñas cubiertas hechas con piedra.

Inanición.- Es consecuencia de una ingesta insuficiente de leche, sea por la escasa producción de la madre (especialmente cuando tienen tres o más crías), o por la mala asimilación a causa de otras enfermedades que pueden estar afectando al cabrito. En estos casos, conviene distribuir los cabritos de aquellas hembras que paren más de dos, entre las cabras cuyas crías mueren o que tienen solamente una cría; este cambio siempre se hará uno o dos días después del parto.

Infecciones.- Las enfermedades infecciosas no específicas o de variado origen conciernen principalmente a las causadas por vía umbilical. En este aspecto, es indispensable desinfectar el ombligo con tintura de yodo después del parto.

Hay algunos casos de malformaciones que presentan los cabritos al nacer, como el prognatismo, las extremidades deformes o atrofiadas, el hermafrodismo o anormalidad sexual, etc. Todos estos animales si sobreviven después del parto, deben sacrificarse lo antes posible, en cuanto alcancen el peso conveniente para el mercado.

2. CABRAS

Por su intensa actividad fisiológica, las cabras suceden a los cabritos de leche en la incidencia de afecciones sanitarias.

Las enfermedades más frecuentes de las cabras son: Brucelosis, Mastitis, Tetania Hipocalcémica y Metritis.

Brucelosis.- Uno de los factores que más limita el mercado de los productos caprinos, es la transmisión a través de ellos, de la Brucelosis, que es una enfermedad provocada por una bacteria llamada Brucella melitensis; en los humanos, esa infección se conoce con el nombre de Fiebre Malta o Fiebre Ondulante.

En las cabras, la enfermedad raramente ocasiona problemas graves o síntomas muy acusados, con excepción de un aborto en la primera preñez. Posteriormente, el animal suele aparentar un estado normal, pero se convierte en un transmisor permanente de las brucelas, a través de su expulsión por la leche, el fluido vaginal, etc. En otras palabras la brucelosis caprina es una enfermedad prácticamente incurable, muy contagiosa y de tipo crónico.

Las personas se infectan principalmente al ingerir quesos contaminados, ya que la leche no es sometida a hervido ni pasteurización En cualquiera de las dos prácticas, daría un gran resultado en la erradicación de la brucelosis humana.

En los animales, la brucelosis puede ser fácilmente evitada mediante la prevención que asegura la vacuna Rev-1 que aplican los servicios sanitarios del Ministerio de Agricultura y Alimentación, a quienes los ganaderos pueden acudir en sus respectivas localidades. La vacuna es gratuita en los departamentos de Lima (incluido el Callao) e Ica, y se aplica de preferencia a las hembras de seis meses; todavía existe una vacuna con dosis atenuada, aplicable a las hembras adultas.

Es muy recomendable practicar una prueba de diagnóstico, previa a la vacunación, previa a la vacunación, a fin de eliminar oportunamente a los animales que ya estén contagiados; una vez vacunados, la reacción a las pruebas diagnósticas puede causar confusión. Por ello, aunque resulte un verdadero sacrificio para el ganadero, es muy positivo cumplir las citadas recomendaciones, por el propio prestigio de una ganadería y de sus productos, así como por su obligación de ofrecer al público consumidor, productos saludables.

La vacunación contra la Brucelosis caprina, es una práctica simple y de gran importancia para la protección de la salud de los ganaderos y de los consumidores de queso.

Mastitis.- Consiste en la inflamación de la ubre, causada por infecciones o por traumas (golpes, desgarros, introducción de espinas, etc.). Los síntomas son temperatura alta en las tetas, enrojecimiento, endurecimiento y dolor cuando se tocan y ordeñan; la leche se presenta grumosa, amarillenta o rosada y sale con dificultad.

La mastitis severa debe ser tratada por un veterinario; generalmente se usan medicamentos de acción local a base de antibióticos y desinflamatorios, aplicados externamente y también dentro de los pezones.

La prevención de la mastitis se puede establecer practicando las medidas siguientes:

• Ordeñar con suavidad y en ambiente tranquilo, usando el sistema de presión sucesiva de los dedos, en lugar del pellizco y fricción.
• Ordeñar con suavidad yen ambiente tranquilo, usando el sistema de presión sucesiva de los dedos, en lugar del pellizco y fricción.
• Seguir rigurosamente un horario de ordeño, impidiendo que las ubres se sobrecarguen de leche.
• Evitar la introducción de las cabras en producción en terrenos con vegetación espinosa, conduciendo siempre a los animales sin prisa ni carreras.
• Seleccionar a las hembras de ubre alta y bien sostenida, tomando como referencia, que los pezones no queden más bajos que los corvejones.

Tetania Hipocalcémica.- Es un cuadro muy violento que se presenta en las cabras de elevada producción de leche en las primeras semanas de iniciada la lactación. Como su nombre lo indica, esta enfermedad es causada por una disminución de calcio en el organismo del animal, provocando una súbita caída a tierra, en medio de una fuerte rigidez corporal sucedida por violentos temblores de la cabra afectada.

El mejor medio para prevenir este mal, es el suministro de una dieta con suficiente contenido de calcio conchuela molida, harina de huesos, etc. El tratamiento permite una recuperación prácticamente inmediata de la cabra, y consiste en aplicarle calcio por vía endovenosa (en la yugular), en dosis de 10cc.

Metritis.- Es la inflación del útero, causada por una infección o por un trauma o golpe. Se produce generalmente en las cabras que tienen abortos, partos difíciles («distócicos») y retenciones de placenta después del parto. Estos problemas originan daños al útero de la hembra, las cuales a su vez, facilitan la proliferación de gérmenes piógenos (que producen pus), dañando seriamente a la cabra.

La hembra afectada muestra un gran decaimiento, falta de apetito y fiebre; respira aceleradamente y presenta una secreción vaginal densa, en la que mezclan sangre y pus. El animal puede morir si no se le trata oportuna y adecuadamente, aplicando lavados internos con desinfectantes y aplicando antibióticos y desinflamatorios inyectables.

Algunas hembras se hacen muy propensas a la Metritis, recayendo frecuentemente en esta enfermedad. En estos casos, y en general, la eliminación de las cabras mal conformadas y de partos difíciles, es una buena medida para el rebaño. Adicionalmente es muy recomendable cuidar a las cabras que tienen más de tres meses de gestación, evitándoles Movimientos, ejercicios y aglomeraciones que pueden provocar abortos, muerte de fetos y otros factores que afectan al parto normal.

Metritis

4. CHIVOS

En un rebaño correctamente conducido, el chivo tiene un gran valor, puesto que es uno de los elementos más importantes en el mantenimiento de un elevado ritmo reproductivo, y especialmente, en el permanente mejoramiento genético de la población. Afortunadamente son pocas las enfermedades que afectan específicamente a los chivos, las cuales, por su propia naturaleza, conciernen al aparato reproductor.

Infecciones del Pene.- Pueden ser causadas por diversos microorganismos, los cuales contaminan el prepucio y glande a través de la monta a una cabra infectada por el propio hocico del macho cuando se lame o masturba. Este último caso es muy común, y es facilitado por la inflación previa que se ocasiona el semental; obviamente, ocurre en los periodos en que el chivo se encuentra solo y no tiene ocasión de efectuar montas naturales.

Esta enfermedad se trata con aplicación de pomadas a base de sulfas y antibióticos aplicados localmente, y colocando en caso necesario, una «funda» que impida durante algún tiempo que el animal vuelva a friccionarse el pene, motivado por el ardor o escozor propios de la inflamación.

Epididimitis.- Es la inflamación del epidídimo, que es un largo conducto por donde pasan los espermatozoides desde los testículos hacia las vesículas seminales, durante la etapa de maduración. Este conducto tiene forma de ovillo y se encuentra en la parte inferior del testículo; su inflamación es provocada por infección con brucelas y provoca infertilidad en el macho, el cual debe ser eliminado.

Infertilidad.- Hay chivos que siendo aparentemente normales, no son capaces de preñar adecuadamente a las cabras. Una observación cuidadosa, muestra que frecuentemente esos machos tienen los testículos de tamaños más pequeños que lo normal, y que es una anomalía denominada «hipoplasia testicular» de carácter hereditario. Estos animales no son capaces de producir espermatozoides y deben eliminarse, lo mismo que sus padres, que son los que difunden esa anormalidad en sus crías.

Hay también otras causas para la presentación de infertilidad. Salvo que ésta sea muy pasajera, como la que provoca la fiebre y la malnutrición, es preferible retirar del rebaño a los chivos que adolezcan de este problema.

B. PROBLEMAS COMUNES A TODO EL REBAÑO

Hay diversas enfermedades que atacan a los caprinos de diversos sexos y edades, aunque a ciertas categorías con más intensidad que otras.

Entre ellas se discriminan las parasitarias y las infecciosas; en esta parte no se consideran las enfermedades carenciales (referidas a las deficiencias alimenticias y de ciertos nutrientes) y hereditarios (transmitidas genéticamente de padres a hijos).

Enfermedades Parasitarias.- Pueden ser externas e internas. Las primeras son ocasionadas por pulgas, piojos, garrapatas, ácaros, etc., que se instalan en la piel y demás áreas del cuerpo del animal, del que consumen su sangre o su tejido epidérmico. Las enfermedades internas son provocadas principalmente por diversos tipos de gusanos planos y redondos, que se instalan en los aparatos digestivo y respiratorio.

Las enfermedades parasitarias ocasionan grandes pérdidas a los ganaderos, no sólo por los gastos en medicinas y en la eventual muerte de algunos animales, sino por la menor producción que permanentemente se obtiene por su causa. Muchas veces tienen una acción solapada, restando de los alimentos que el animal consume, importantes cantidades de nutrientes destinados a la producción de leche, carne, al crecimiento o a la actividad reproductora.

Parasitosis Externas.- Se combate mediante el baño de todos los animales del hato, mediante la aspersión o la inmersión, utilizando productos farmacéuticos adecuados.

Es recomendable efectuar simultáneamente, una revisión y tratamiento de los ambientes en que habitan los animales, en especial los corrales, cuyas camas deben ser removidas y cambiadas, con la limpieza general que el caso permite En los ataques de garrapatas, en particular en la sierra, es conveniente revisar las orejas de cada animal, en cuyos pliegues se ocultan tales parásitos, succionando gran cantidad de sangre y provocando muchos malestares a los afectados. Estos parásitos son los transmisores de enfermedades muy graves como la Piroplasmosis y Anaplasmosis, lo que da más razones para su eficiente y oportuno combate.

Como las pozas para baños suelen ser costosas, su construcción se justifica sólo para grandes rebaños, siendo preferible que los ganaderos adquieran una bomba asperjadora de mochila, de uno o dos galones, con una inversión notablemente más baja.

Las enfermedades parasitarias pueden contagiarse recíprocamente entre los ganaderos y sus propios animales, lo que hace indispensable que las familias dedicadas a esta actividad, tengan el máximo cuidado con su ropa e higiene personal y todo tipo de prendas que utilicen.

Parasitosis Internas.- Presentan síntomas muy diversos y específicos, según los órganos o regiones afectados, y también según el parásito que los provoca.

Entre las enfermedades parasitarias que atacan el aparato digestivo se encuentras las Coccidiosis, Estrongilosis y otras variadas Helmintiasis (helminto gusano) que atacan el rumen, los demás estómagos y los intestinos. También se incluyen aquí las infestaciones con fasciolas o alicuyas, que se instalan en los canalículos biliares dañando el hígado de un elevado porcentaje de caprinos criados al pastoreo.

Los Estróngilos también afectan el aparato respiratorio, instalándose en los pulmones. Otros parásitos que atacan este aparato son los conocidos Oestrus, que son larvas que nacen de huevos que ciertas moscas depositan en las fosas nasales de los caprinos; estas larvas se desarrollan en la parte alta de la cabeza, en unos espacios llamados «senos frontales», ocasionando mareos a los animales afectados.

El tratamiento de los parásitos se hace mediante dosificaciones de medicamentos especiales, o mediante aplicación de inyecciones con los parasiticidas llamados «sistémicos», que atacan a los parásitos a través de la sangre que éstos consumen.

Los lugares húmedos, los terrenos pantanosos y los periodos lluviosos, son factores que facilitan la presentación de enfermedades parasitarias, especialmente cuando sobre los pastizales se desplazan animales infestados. Los huevos de los parásitos caen con los excrementos y con el medio húmedo encuentran el ambiente ideal para su evolución hacia larvas, las cuales son luego ingeridas por otros animales al pastorear.

En el caso especial de las Alicuyas, las pequeñas lagunas que se forman como consecuencia de las lluvias, contienen ciertos caracoles que son indispensables para la evolución de ese parásito.

Consecuentemente, las dosificaciones no sólo sirven para curar a los animales afectados, sino que es una de las mejores formas de evitar la diseminación de los huevos, larvas y otras formas o estado intermedios de los perjudiciales parásitos.

Enfermedades infecciosas.- Las que más significado tienen en la actualidad, son la Fiebre Carbonosa también llamada Ántrax y la Enterotoxemia; menos relevantes resultan la Fiebre Aftosa, la Piroplasmosis y la Anaplasmosis.

Hay también una notable incidencia de abscesos causados por diversos gérmenes, que atacan sólo determinadas regiones del animal, especialmente el cuello.

Fiebre Carbonosa.- Tiene mucha incidencia, especialmente en el valle de Pisco. La única vía de prevención viable es la vacunación Los animales de todo el rebaño en las épocas calurosas. Los animales afectados tienen una muerte violenta, sin haber presentado síntomas previos. Al morir muestran una típica rigidez, con las patas totalmente estiradas. Al abrirlos puede apreciarse que la sangre no coagula.

Enterotoxemia.- Se presenta cuando se cambia de régimen alimenticio, de uno bajo como el pastoreo en campos pobres, a otro abundante o basado en el uso de concentrados. Por ejemplo en la costa norte del Perú, cuando se inicia la época de disponibilidad de pasta de algodón, la enfermedad se hace muy frecuente.

El cambio rápido de régimen alimenticio motiva la proliferación masiva de microorganismos que normalmente habitan en el aparato digestivo, los cuales pasan también inofensivos antes bien útiles a infecciosos y causantes de esta enfermedad.

La prevención se logra mediante la vacunación de los periodos de cambios forzados en la alimentación, o efectuando lentamente tales cambios.

Fiebre Aftosa.- Esta enfermedad tiene graves efectos cuando se presenta, generalmente en forma epidémica. Las lesiones en las patas y en la lengua de los animales afectados, provocan incapacidad para el desplazamiento y la ingestión de alimentos; la vacunación es la única vía segura de prevención, en los lugares en que las autoridades sanitarias establecen tal necesidad o coveniencia.

En algunas zonas y periodos se establece la vacunación obligatoria, que todo buen ganadero debe cumplir oportunamente.

Piroplasmosis y Anaplasmosisa.- Son producidas por microbios que parasitan los glóbulos rojos de la sangre, produciendo fiebre muy elevada y anemia aguda. La mejor prevención es mantener a los animales libres de garrapatas, que son los principales transmisores de ambas enfermedades.

Abscesos.- Son infecciones muy localizadas, provocadas por microorganismos que forman pus. Las partes afectadas presentan hinchazón típica de los llamados «chupos», inicialmente muy duros, hasta alcanzar un tamaño a veces mayor que el de un huevo; luego se produce un ligero ablandamiento.


Este momento es el más indicado para realizar el tratamiento, haciendo una punción o corte y recibiendo el líquido contenido en un recipiente o trozo de tela, el cual se debe incinerar. Sobre el corte u orificio, se aplica tintura de yodo o cualquier otro desinfectante eficaz.

Hay animales más propensos que otros a la formación de abscesos, cuya causa y prevención no son todavía bien conocidas. Aestos es preferible eliminarlo.

Otras afecciones:

En tiempos recientes, han aparecido enfermedades que eran desconocidas, como la pleuroeneumonía contagiosa de las cabras, la artritis encefalitis caprina, ambas infecciosas y de difícil tratamiento. También se conoce más la denominada «Atonía Muscular» por la cual las cabras, solas o en grupo, se «desmaya» cuando se alborotan o se asustan.

AUTOR: Enrique Nolte

CONSEJO EDITOR:  PROCABRA

EDICIÓN: Peruvian Arts & Crafts, de Jaime Zapata Espinoza

IMPRESO EN EL PERÚ
Derechos de autor reconocidos, pero se autoriza la reproducción de este documento con fines de enseñanza y asistencia técnica a pequeños productores. se agradecerá mencionar la fuente y enviar a PROCABRA una copia de la publicación.

                                                                  

Tendencias