Artículos

Producción Caprina en el Perú del Siglo XXI – Parte IV

Publicado

en

(242 vistas)

V. REPRODUCCION

La reproducción es uno de los factores que más inciden en la actividad ganadera. En el caso de la producción de caprinos, la elevada capacidad reproductiva hace que esta especie tenga ventaja sobre ovinos y vacunos. Así, mientras que difícilmente una vaca llega a dar una cría al año, y las ovejas esporádicamente tienen partos de mellizos, en las cabras se logran con frecuencia partos dobles y triples con una frecuencia de tres veces en dos años, en promedio.

A. SITUACIÓN ACTUAL

Por los pocos problemas que presentan las cabras en la reproducción o por falta de tiempo e instalaciones, hay muchos ganaderos con costumbres que perjudican la capacidad de los caprinos para reproducirse.

1. Preñez Prematura.- Por la forma de conducir los rebaños, todos los animales que los componen están permanentemente juntos, sin discriminarse machos de hembras, ni jóvenes de adultos. Eso motiva que los chivos monten a las cabrillas cuando todavía están muy tiernas aunque ya presenten celo. Por un lado, la inquietud que les ocasiona el macho al perseguirlas, no las deja alimentarse tranquilamente ni por la misma razón, digerir y aprovechar sus alimentos. Por otro lado, cuando preñan, las hembras jóvenes no crecen bien, porque casi todo el alimento que ingieren se usa para el desarrollo de sus crías. El resultado es que cuando llegan a ser adultas, tienen un tamaño pequeño, dan crías con menor peso al nacimiento y su potencial de producción lechera se reduce.

2. Chivos Mezclados.- La conducción de varios chivos juntos con todo el rebaño, no permite diferenciar bien a los mejores padrillos, tanto en su eficiencia reproductiva como en la calidad de sus crías. Además, son muy frecuentes las peleas entre chivos, especialmente cuando se presentan las épocas de mayor empadre, con el siguiente desgaste inútil de energía.

3. Empadre Permanente.- El mantenimiento todo el año de los chivos y las cabras juntos, provoca en unos casos que algunas hembras son preñadas inoportunamente, respecto al parto previo; unas antes y otras después del momento más oportuno. Las cabras entran en celo a las seis semanas después del parto. Si una nueva preñez se inicia en ese momento, el útero todavía no se ha recuperado y se produce una mala utilización de la habilidad reproductiva de los animales. Por otra parte, para la ganadería caprina, tecnificada en su conjunto, es preferible .tener los partos uniformemente distribuidos todo el año, evitándose con ello los altibajos en la disponibilidad y precios de los cabritos y quesos. Por todo ello, se requiere administrar la actividad reproductiva, para que los partos ocurran sin grandes concentraciones en determinadas épocas.

4. Reproductores Viejos o de Baja Producción.- Hay ganaderos que mantienen en el rebaño a cabras y chivos de edad avanzada (ocho años o más), o que, aun habiendo mostrado buenos rendimientos en sus primeros años, han bajado su producción precisamente por la edad. La economía de un rebaño es negativamente influenciada por este factor y a menos que esos animales se mantengan como reservas financieras en la economía familiar, su eliminación es recomendable.

B. RECOMENDACIONES TÉCNICAS

1. Establezca una verdadera conducción en el empadre y demás actividades reproductivas del rebaño. Lo mejor de la tecnología moderna es el uso de la Inseminación Artificial e incluso el trasplante de embriones. En Inseminación, la técnica más adecuada es la llamada «laparoscópica», por la cual el semen se instala directamente en el útero a través de perforaciones hecha desde la piel. Es más caro pero mucho más eficiente.

2. Si tienen que seguir aplicando la monta natural, separe a los chivos y chivatos del resto del rebaño. Si le es posible téngalos en un corral amplio e individual; aliméntelos allí. Si deben pastorear, es mejor asignarlos a potreros distintos, aunque eso es complicado.

3. Sólo empadre a las hembras en celo que hayan cumplido tres meses de paridas (para tener partos cada 8 meses).

4. Al empadrar, coloque un grupo de 4 ó 5 hembras con un solo chivo. Nunca con 2 chivos o más, para evitar peleas e identificar a sus correspondientes crías.

5. Si tiene residencia estable y no tiene que movilizar su rebaño a lugares distantes, trate de obtener partos regularmente repartidos todo el año.

6. Reserve para reemplazos la cantidad indispensable de machos y venda los demás cabritos lo antes posible.

7. No deje empadrar a las cabrillas menores de un año o que no hayan alcanzado un desarrollo corporal satisfactorio. Una buena referencia es el 70% del peso vivo promedio de las cabras adultas.

8. Ponga especial cuidado en la alimentación y sanidad de los chivos y chivatos. Los machos deben recibir el mayor alimento en los periodos de empadre.

9. Si le es difícil o no tiene tiempo para escoger diariamente a las hembras en celo, use un chivo vasectomizado o enfundado con un marcador atado al pecho, al que dejará junto con las hembras durante la noche. A la mañana siguiente, observará en la grupa de las hembras en celo la marca dejada por el chivo «detector».

10. Elimine a las hembras que en tres oportunidades que entren en celo, se empadran, pero no preñadas. También a las que muestren celo permanente, que presenten partos difíciles o que aborten con frecuencia.

11. Los chivos pueden retenerse hasta los 7 u 8 años de edad. Sin embargo, debe vigilarse permanentemente a cada semental, para asegurarse de su eficiencia, tanto como reproductor cuanto en su habilidad mejorada del rebaño.

12. Evite preñar a las hembras antes de los 3 meses de haber parido. Se logrará así una mayor recuperación y se dará suficiente descanso al útero de la cabra, prolongando su vida productiva.

13. Las cabras son algo propensas al aborto. Cuide especialmente a las que han pasado los tres meses de preñez, con mejor alimentación y evitando el ejercicio excesivo (caminatas muy prolongadas, pasos por acequias, tránsito por terrenos accidentados, etc.).

C. INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

En el Perú se practica rutinariamente la Inseminación Artificial en rebaños técnicamente conducidos y bajo condiciones especiales. Es un método para lograr la preñez de una hembra, sin que se produzca el empadre o la monta natural del macho. A éste se le colecta el semen, utilizando una vagina artificial, que es un artefacto que imita las características de conformación, textura y temperatura del aparato genital de la hembra. El semen así obtenido se diluye en un líquido especial, con la ventaja de poderse dividir en varias «dosis» (diez a quince por cada eyaculado), con cada una de las cuales se puede preñar a una hembra.

También hace posible conservar por mucho tiempo (varios años) el semen diluido, mediante la congelación a muy baja temperatura (1960 °C bajo cero) en recipientes especiales que contienen nitrógeno líquido.

Esto permite usar semen de chivos de muy alta calidad y elevado precio, que se encuentren en lugares distantes (Europa, Canadá, Australia, México, etc.)

El semen se «inocula» a las hembras cuando se encuentran en celo, mediante un aparato de forma especial similar a una jeringa, que se aplica por la vagina directamente en el cuello del útero, obteniéndose así la preñez de la hembra, exactamente igual que si el propio macho hubiera efectuado la monta. Pero hay una eficiencia baja, de 30 a 50% (solo preñan 3 a 5 de cada 10 cabras servidas.

Por eso se ha desarrollado una nueva técnica que es la inseminación laparoscópica. Consiste en introducir una cánula a través de una incisión en la piel hasta el interior del útero, donde se deposita el semen diluido. Eso permite elevar la eficiencia a cerca del 90%.

Muchos ganaderos piensan que la inseminación artificial malogra a las provoca esterilidad o que produce crías débiles. Esas hembras, creencias son completamente erradas. La inseminación artificial es un método muy valioso desarrollado por la zootecnia moderna, y que ha permitido los más grandes progresos en la ganadería mundial.

La Inseminación Artificial es más viable y económica practicando la sincronización de celos. Consiste en una administración de hormonas a cargo de un profesional competente, de modo que un grupo grande de hembras entre en celo un mismo día. Así, se reducen los costos y se evita que el inseminador haga viajes para inseminar a una sola hembra.

En los caprinos, estas técnicas están permitiendo hacer un trabajo de intenso mejoramiento genético en muy breve tiempo. Su aplicación no obstante, requiere explotaciones tecnificadas que aseguren su total éxito.

AUTOR: Enrique Nolte

CONSEJO EDITOR:  PROCABRA

EDICIÓN: Peruvian Arts & Crafts, de Jaime Zapata Espinoza

IMPRESO EN EL PERÚ
Derechos de autor reconocidos, pero se autoriza la reproducción de este documento con fines de enseñanza y asistencia técnica a pequeños productores. se agradecerá mencionar la fuente y enviar a PROCABRA una copia de la publicación.

                                                                 

Tendencias