Noticias Internacionales

En Argentina Reducen el Peso Mínimo de Faena para las Hembras Bovinas pero Reclaman una Mejor Alimentación

Publicado

en

(1.161 vistas)

En Argentina el Gobierno corrigió la normativa llevando el límite de hembras a 140 kilos de res con hueso. Para los machos se mantiene en 165.

El gobierno nacional redujo el peso mínimo exigido para la faena de animales bovinos hembras, a través de la resolución 74/2019, de la Secretaría de Agroindustria, publicada hoy en el Boletín Oficial.

La misma mantiene el peso mínimo de los bovinos machos en 165 kilogramos, y reduce el de las hembras a 140 kilos, que tengan como destino la faena comercial.

La normativa precisó que «no se considerará infracción si hasta un 10% de las reses que componen la tropa se encuentra por debajo de los pesos mínimos establecidos». También indicó que «en el caso que se supere dicho porcentaje, sólo se considerará en infracción la cantidad de reses que sobrepase el porcentaje de tolerancia establecido».

La resolución 68 de diciembre de 2007 había establecido sancionar la comercialización con destino a faena o la faena comercial de animales bovinos cuyo peso res con hueso logrado sea inferior a 165 kilos, independientemente de que sean machos o hembras.

Sin embargo, Agroindustria destacó que «se hace imprescindible en el engorde de hembras cumplir con ciertas prácticas productivas y de alimentación sin las cuales se producen inadecuadas relaciones entre músculo y grasa tanto en la grasa de cobertura como intersticial».

Indicó que «estas prácticas introducen un costo adicional en la producción de hembras en relación a la de los machos», y subrayó que «en muchas zonas del país las características de los sistemas productivos hacen inviable la terminación de las hembras en las mismas condiciones y tiempos que los machos para alcanzar el mismo peso».

Por lo tanto sostuvo que «resulta pertinente tener en cuenta esta particularidad para que la producción de hembras encuentre oportunidades de abastecimiento de los mercados en condiciones económicas razonables que no afecten el libre juego de los mismos».

Por eso consideró que «fijar para las hembras un límite de peso de faena inferior al de los machos no afecta la producción global de carnes ya que genera una mejora en la rentabilidad por mejor aprovechamiento de la eficiencia de conversión y una disminución de la necesidad de traslados de hacienda en diversas zonas ganaderas».

Tendencias