Noticias Internacionales

Aproveche la Curiosidad de sus Bovinos para Diseñar Corrales

Publicado

en

(724 vistas)

Los expertos en el manejo de bovinos han descubierto que un manejo adecuado de su instinto de curiosidad puede contribuir para mejorar su rendimiento, a través de la construcción de instalaciones que reduzcan su estrés y maximicen las condiciones para que se sienta con mayor libertad.

El doctor Aníbal J. Pordomingo, PhD en Producción Animal, sostuvo que el principio fundamental del manejo compatible con el bienestar animal se basa en minimizar el nivel de estrés, esto es, el miedo y el sufrimiento.

Además de que esto contribuye a un mejor comportamiento productivo, disminuye la incidencia de enfermedades, incrementa el consumo, elevando la calidad de madurez de la carne después de la faena y mejora las rutinas del animal.

“El manejo de bajo estrés consiste en lograr que los animales quieran hacer lo que nosotros pretendemos que hagan sin forzarlos a hacerlo. Esto significa aprovechar al máximo su curiosidad y utilizar con cautela su instinto de fuga”, añadió el experto.

La empresa canadiense Hi-Hog que provee de productos para granjas desde hace más de 40 años, proporciona algunos pasos para mejorar el flujo del ganado para bajar el estrés y hacer más eficiente su manejo.

Uno de estos pasos inicia con el postulado “Construye y ellos vendrán”. De acuerdo con la firma, “el ganado es curioso, así que después de instalar nuevos corrales o de colocar nuevos equipos, dele a sus semovientes la oportunidad de investigar por ellos mismos el equipamiento”.

En su explicación, señalan la importancia de asegurarse que las compuertas estén bien ajustadas para que no haya accidentes cuando los animales pasen a través de ellas a la hora de investigar los nuevos equipos, ni tampoco los fuerce a acercarse porque puede generar una situación de estrés.

Asimismo, Pordomingo se refirió a aprovechar el impulso del semoviente y del rebaño en general, citando a la etóloga Temple Grandin: “Debemos saber anticipar (intuir) las reacciones y movimientos del animal o el grupo y aprovecharse el flujo de los animales en movimiento”.

Según el experto argentino, para lograr esto el animal requiere de espacio, tiempo y una salida, por lo cual los ganaderos y operarios deben estar preparados para no interferir en ese impulso.

En esta medida, abogó por entrenar al personal para que esté atento al movimiento de los bovinos y reconozca cuando hace mucha presión sobre el ganado, así como también cuando esté en el lugar equivocado al momento de salida de este o tenga la reacción incorrecta.

Tendencias