Noticias Internacionales

Cojeras no Deben tratarse como Patología Secundaria

Publicado

en

(289 vistas)

Alejandro Jaramillo Jaramillo, médico veterinario zootecnista de la Universidad de Calda Colombia, dirigió el curso de Cogancevalle con el propósito de resaltar la importancia de las cojeras en los costos de la finca y de cambiar la idea de que se trata de una patología secundaria.

Según el experto, los propietarios, los encargados de la finca e incluso algunos profesionales no investigan las causas de una cojera en un bovino y la “consideran como una sola entidad”.

“Resulta que las cojeras son una serie de entidades que las producen. De acuerdo a la entidad que esté presentando, se debe tratar de una u otra forma”, precisó el experto, anotando que las cojeras detectadas tempranamente se pueden solucionar más fácilmente.

Sin embargo, debido a que en las ganaderías no suele hacerse una examinación constante de los semovientes, especialmente en su forma de caminar, los ganaderos o los operarios se dan cuenta cuando los bovinos ya presentan un alto grado de dificultad para andar.

“Cuando el animal ya tiene la cojera manifiesta y está en un grado 4 o 5, la respuesta a los tratamientos es mucho más lenta o quizá no hay respuesta. Estos animales representan las pérdidas económicas más importantes porque son los descartes tempranos del hato”, añadió.

Jaramillo, que trabaja con su empresa en la región del Eje Cafetero y el norte del Valle, señaló que en cada zona hay entidades distintas que causan cojeras, pero también observó que incluso hay diferencias entre hatos.

“Cada finca es un universo aparte y tienen condiciones distintas. Por ejemplo, una finca puede ser más húmeda, la siguiente menos húmeda, en esta las vacas caminan por senderos de cemento o por la carretera, en la otra caminan por el barro”, indicó.

No obstante, el MVZ pudo establecer que una de las patologías más comunes es la enfermedad de la línea blanca, que se produce por la entrada de los bovinos a la sala de ordeño.

Las causas son diversas y pueden ser nutricionales (como exceso de carbohidratos cuando se suplementan con granos), o cuando se quedan de pie mucho tiempo sobre el suelo de cemento bajo la luz del sol, que calienta este material y puede generar complicaciones en las pezuñas.

Finalmente, Jaramillo recomendó “hacer mensualmente un monitoreo de las vacas caminando y de pie, para ver cuáles están empezando su proceso y poder atenderlas tempranamente”.

Tendencias