Noticias Internacionales

El Gran Reto de la Ganadería: Cambiar hacia Prácticas que Reducirían a la Mitad las Emisiones de Gases no CO2

Publicado

en

(399 vistas)

Cambios en las Buenas Prácticas Ganaderas (BPG) y en la dieta con respecto a la carne y los productos lácteos podrían reducir las emisiones del sector hasta la mitad para 2050. El sector agrícola es la mayor fuente mundial de emisiones de gases de efecto invernadero que no son CO2.

El investigador de IIASA (Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados) Stefan Frank dirigió al equipo que hya llevado a cabo el primer análisis detallado de la mitigación agrícola sin CO2 utilizando una combinación de cuatro modelos económicos globales diferentes y evaluó el potencial de reducción.

Utilizaron el precio del carbono en los modelos para estimar el potencial de mitigación de cada opción, aunque Frank enfatiza que los impuestos al carbono realmente no se consideran un instrumento de política probable para el sector agrícola.

“Obtenemos información sobre la contribución de las diferentes opciones de mitigación en todas las regiones e identificamos estrategias sólidas de reducción de emisiones, tanto en el lado de la oferta como de la demanda”, explica en un comunicado. Los esfuerzos en el sector agrícola solo podrían reducir hasta el 15 por ciento de las emisiones de metano agrícola y óxido nitroso para 2050, un total de 0,8-1,4 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente por año (GtCO2e/a), a un costo ya bajo de 20 dólares/t CO2e. Los cambios en la dieta en los países que consumen demasiado podrían contribuir con reducciones adicionales de 0,6 Gt CO2e/a, una reducción total de las emisiones del 23 por ciento.

Los científicos utilizaron el Modelo de Gestión de la Biosfera Global (GLOBIOM, por sus siglas en inglés), desarrollado en IIASA, y CAPRI, IMAGE y MAGNET, desarrollado por la Universidad de Bonn (Alemania), ‘PBL Netherlands Environmental Assessment Agency’ y la Universidad de Wageningen, en Países Bajos, respectivamente, para modelar ocho trayectorias de precios de carbono que varían desde 20 dólares/t CO2e emitido, hasta 950 dólares/t CO2e para 2050 para estimar el potencial de reducción de emisiones económicas del sector. Se cree que esta cifra más alta es el precio necesario para cumplir con el objetivo de estabilización del clima de 1,5° C en todos los sectores de la economía.

Con los precios de carbono más altos de 950 dólares/t CO2e, la agricultura podría lograr reducciones de emisiones de 3,9 Gt CO2e/a para 2050, un 50 por ciento más bajo que el escenario de referencia sin esfuerzos de mitigación del cambio climático. En la actualidad, las emisiones de metano y óxido nitroso de la agricultura representan el 10-12 por ciento de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero, y el porcentaje está creciendo, en gran parte gracias al mayor uso de fertilizantes sintéticos y los rebaños de rumiantes en crecimiento.

Desde 1990, las emisiones han aumentado en un tercio, pero los datos muestran que la producción ha subido en un 70 por ciento, por lo que la agricultura se está volviendo más eficiente con el tiempo. Sin embargo, si el mundo cumple con el objetivo de estabilización climática de 1,5° C establecido en el Acuerdo de París, estas emisiones deberán caer.

Carne y Lácteos, Industrias muy Intensivas en Gases de Efecto Invernadero

Las industrias de carne y productos lácteos son muy intensivas en gases de efecto invernadero, y en todos los modelos y escenarios de precios del carbono, tenían el potencial de contribuir con más de dos tercios del potencial total de mitigación en la agricultura.

Frank y sus colegas identificaron tres áreas para la mitigación en el lado de la oferta: opciones técnicas como suplementos de alimentación animal para mejorar la digestibilidad del alimento o digestores anaeróbicos, opciones estructurales que son cambios más fundamentales para la agricultura, como modificaciones en las carteras de cultivos y ganado, y efectos en la producción, como cambios en los niveles de producción.

Las opciones del lado de la demanda involucraban a los consumidores en países desarrollados y emergentes que cambian a dietas con menos productos animales. “Dirigir las medidas de mitigación hacia un número limitado de regiones, como África, China, India y América Latina, y productos como la carne y la leche, que se caracterizan por intensidades de emisión relativamente altas, permitirían un ahorro sustancial de emisiones en el lado de la oferta”, explica Frank.

Los modelos muestran que a medida que los precios del carbono aumentan, las opciones técnicas y estructurales se agotan, después de lo cual se pueden lograr reducciones de emisiones mediante la disminución de la producción y el consumo de productos intensivos de gases de efecto invernadero, como la carne y los productos lácteos.

Estos cambios en la dieta tendrían un beneficio adicional. A medida que disminuye la demanda en los países que consumen demasiado, se emiten menos óxidos nitrosos y metano, al mismo tiempo que también se produce una distribución más equilibrada de la ingesta de calorías de la carne y los productos lácteos en más regiones del mundo con beneficios para la seguridad alimentaria.

“Los modelos coinciden en que el cambio en la dieta puede contribuir solo a una parte de los esfuerzos necesarios para alcanzar el objetivo de estabilización del clima de 1,5 ° C y los responsables de la formulación de políticas no deben olvidarse de las medidas de producción que, en este estudio, proporcionan la gran mayoría del potencial de mitigación”, aconseja un investigador de IIASA y coautor de este trabajo Petr Havlik.

“La comparación entre múltiples modelos también muestra que todavía hay incertidumbres sustanciales en el nivel de referencia de desarrollo de emisiones sin CO2 y el potencial de mitigación relacionado. A menos que se reduzcan estas incertidumbres, deberán incluirse en los planes de despliegue de tecnologías de emisiones negativas”.

Dado que los países deberán monitorizar periódicamente el progreso y hacer un balance de la implementación del Acuerdo de París, los conocimientos proporcionados en el estudio podrían ayudar a los responsables de las políticas a identificar las prioridades de mitigación regionales en el sector y comprender mejor la contribución potencial de la agricultura.

Tendencias