El Manejo de la Vaca Recién Parida

1.154 vistas Compartir

Perulactea
Por Perulactea octubre 30, 2018 12:08

Autor: Select Reproductive Solutions 

Un corral lleno de vacas sanas y altas productoras es la meta de todo ganadero de leche; y esto es producto de buen manejo, buena nutrición y atención a los detalles, especialmente durante el período de transición. El período de transición abarca el tiempo desde tres semanas antes hasta tres semanas después del parto.

Las vacas frescas representan el mayor potencial de pérdida debido a su frágil metabolismo y sistema inmune después del parto. Cuando se presentan problemas en la transición, se ve afectada la lactancia actual y puede afectar lactancias futuras. Las vacas que pasan el período de transición sin problemas, serán las más rentables en esa lactancia.

El alto número de partos en las modernas grandes lecherías ha creado la necesidad de tener personal altamente especializado en atender partos y vacas recién paridas (frescas). El personal del corral de frescas debe estar debidamente entrenada a detectar, tratar y reportar las condiciones que más comúnmente se presentan en esa área.

Deben haber reuniones mensuales entre el personal del corral de frescas y el veterinario con la intención de mantener bien entrenado al personal, los protocolos revisados y actualizados, además de diagnosticar prontamente cualquier condición nueva que se presente en esta población.

Observación a la Vaca Recien Parida

Una vez que se implementen protocolos de vacas frescas rara vez se abandonan porque los beneficios son prontamente apreciados.

Entre ellos están:

  • Protección a la vaca en cuanto entran al estado más productivo de su lactancia
  • Temprana detección y tratamiento a enfermedades
  • Prevención de problemas reproductivos futuros
  • Reducidos descarte y muertes durante el inicio de lactancias

Estos beneficios solo se pueden lograr si hay debida atención al espacio disponible en comederos, movimientos de animales y segregación de animales que necesitan atención y tratamiento.

El veterinario y el nutricionista tienen papeles importantes a jugar en el manejo de la vaca fresca. El Veterinario debe desarrollar protocolos para diagnosticar y tratar las condiciones más comunes que se presentan durante la transición y entrenar al personal en su aplicación. El papel del nutricionista es maximizar la ingesta de materia seca y monitorear las raciones usadas durante este periodo.

Debido a su frágil condición, las vacas frescas deben mantenerse en su propio corral. Como habrán primerizas y adultas en este corral, y considerando que las primerizas no compiten muy bien con adultas por espacio en comederos y echaderos, este corral nunca debe ser sobrepoblado. Una buena referencia es mantener este corral a un 85 por ciento de su capacidad. Es decir, debe haber 15 por ciento más trampas cabeceras que vacas frescas durante los meses de más partos en el hato.

Imagen 1. Permita que las vacas empiecen a comer antes de caminar los corrales.

LA VACA RECIÉN PARIDA

Nutrición

Las vacas frescas deben estar comiendo y produciendo normalmente como evidencia de buena salud. Idealmente debe haber raciones específicamente diseñadas para ellas.

Cuando una vaca empieza a sentirse enferma, lo primero que hace es reducir su consumo de alimento. Esta reducción en consumo de materia seca la pone en riesgo para desplazar el abomaso, movilizar grasa (Cetosis) y la predispone mastitis y metritis.

Al reducir el consumo de alimento se reduce la rumia. Los sistemas de monitoreo de actividad con sensores de rumia, efectivamente detectan esta reducción tanto como un día antes que sea obvio por observación visual.

 Imagen 2. Al caminar el corral de frescas, una persona camina en frente de las vacas y otro camina por detrás.

OBSERVACIONES

El reto de un buen programa de manejo de vacas frescas es hallar personal con experiencia, conocimiento y motivación. Luego se trata de darles el tiempo necesario para monitorear estas vacas todos los días. Es aquí donde se aprecia el valor de los protocolos diseñados por el veterinario.

El equipo del corral de frescas debe ser de un mínimo de dos personas, y debe haber constante comunicación entre ellos. Una persona debe caminar en frente de las vacas y el otro camina por detrás. Estas vacas deben ser observadas por un mínimo de diez días después del parto.

La persona que camina detrás de las vacas debe buscar:

  • Diarrea o descarga anormal de la vagina
  • Temperatura corporal
  • Abdomen anormal – muy reducido o distendido
  • Tasa de respiración y respiración dificultosa
  • Postura de la cola
  • Llenado de la ubre

La persona que camina en frente de las vacas es la que lleva los registros, y deben buscar:

  • Vacas que no estén comiendo o comiendo menos que sus vecinas.
  • Actitud y disposición
  • Posición y temperatura de la oreja
  • Ojos y descarga nasal excesiva o anormal
  • Tos repetida

EVALUACIÓN GENERAL DE LA SALUD

Los parámetros generales de salud detallados abajo pueden indicar enfermedades. Una observación cuidadosa de estos síntomas facilita la identificación de enfermedades y potencialmente reduce su severidad y acelera su recuperación.

Appetito – Sirva el alimento cuando el corral de frescas esté siendo ordeñado y permítales empezar a comer antes de caminar este corral. Compare el consumo individual con el de las vecinas. Cualquier vacas que no esté comiendo debe recibir un completo examen físico.

Deshidratación – Vacas con mastitis, metritis, enteritis o neumonía severa pueden estar deshidratadas y se necesita agregar fluidos a su programa de tratamiento. La deshidratación se diagnostica cuando se pellizca y enrolla la piel en el cuello, y tarda más de cinco segundos en regresar a su condición normal.

Diarrea – Las vacas con diarrea deben recibir un completo examen físico, pues puede ser el resultado de un desorden metabólico y causa de deshidratación.

Orejas – Una buena señal de bienestar general en una vaca es la postura y la temperatura de las orejas. Observe las orejas de todas las vacas y toque las que no estén erguidas. Compare la temperatura con la de sus vecinas. Orejas caídas pueden indicar depresión debido a enfermedad. Orejas frías pueden ser indicación de hipocalcemia.

Ojos – Busque ojos hundidos, opacos, secos o llorosos. Anormalidades en los ojos pueden ser indicación de deshidratación, o una respuesta al dolor o a infección.

Estiércol – La observación al estiércol le permite al personal entender desordenes internos. Puntos clave a tener presente cuando se observa el estiércol incluyen consistencia, apariencia y olor. Una consistencia fluida, evidencia de sangre o un olor fétido pueden ser indicativos de enfermedades.

Respiración – Una descarga nasal indica ya sea una enfermedad respiratoria o que la vaca está tan deprimida que no se molesta en limpiar su nariz.

Placenta retenida – Cualquier porción de membrana fetal retenido por más de 12 horas después del parto se considera “placenta retenida”. Nunca se debe tirar de la placenta en un intento de removerlo, pues esta acción puede causar daño permanente al útero, lo cual reduce la fertilidad o causa infertilidad en el futuro. Un daño severo puede causar una hemorragia uterina y/o una infección.

Posición de la cola – Una cola levantada más forcejeo puede ser indicación de inflamación uterina y/o una metritis agresiva. También puede indicar una ruptura vaginal. Esto normalmente ocurre cuando el personal no le asigna suficiente tiempo a dilatarse y parir, o cuando ha parido un ternero muy grande.

Llenado de la ubre – El llenado de la ubre es un gran indicador de qué tan bien la vaca está comiendo y produciendo. El llenado de la ubre de cada vaca debe ser comparado al de otras vacas en el corral. Antes del ordeño la ubre debe estar llena, después del ordeño debe estar suelta. También se debe anotar edema excesiva.

Temperatura – Es importante monitorear la temperatura hasta por diez días después del parto. La fiebre es uno de los primeros síntomas de metritis post parto, y puede aparecer 24 a 36 horas antes de cualquier otro síntoma. Esta fiebre no siempre desaparece prontamente después de iniciado el tratamiento.

 Imagen 3. Una elevada temperatura corporal es el primer síntoma de infección.

Descarga vaginal – Es normal que una vaca tenga descargas uterinas hasta por dos semanas después del parto. Se debe evaluar la descarga uterina por su olor y color. Una descarga rojo-oscuro es señal de infección, mientras que una descarga rojo-café sin fetidez es normal.

Tenga presente que algunas vacas no tendrán alta temperatura aunque tengan una descarga fétida. Es posible que estas vacas tengan un sistema inmune deprimido a tal punto que no reconoce la infección. Estas vacas necesitan tratamiento contra metritis.

El Equipo

La lista de abajo muestra el equipo necesario para un examen detallado de una vaca recién parida. Esta lista puede variar por finca en dependencia de los protocolos establecidos.

El personal asignado al corral de frescas debe tener una hoja de registros para anotar los eventos del día. Estos eventos luego deben ser transferidos a una computadora.

También deben tener una carretilla conteniendo:

  • Guantes largos y lubricante obstétrico
  • Marcadores de ganado
  • Prueba CMT
  • Sistema de lavado (Drench)
  • Prueba de cetosis (para leche y orina)
  • Guantes de ordeño
  • Nariceras con soga
  • Marcadores permanentes para identificar tubos de ensayo

LA VACA RECIÉN PARIDA

  • Farmacéuticos
  • Tazas para muestras de leche, orina y/o heces
  • Estetoscopio
Imagen 4. Un pronto y correcto tratamiento a condiciones diagnosticadas es crítico para la recuperación y bienestar de la vaca.

ENFERMEDADES

Las condiciones más comúnmente halladas en el corral de vacas recién paridas, y para los cuales el personal debe estar debidamente entrenado a diagnosticar y tratar, incluye:

Abomaso desplazado – Las vacas que no estén comiendo, que estén produciendo poca leche y el abdomen no toca la última costilla, pueden tener desplazado el abomaso. Esta condición puede ser diagnosticada escuchando los sonidos abdominales con un estetoscopio. Se escuchará un sonido parecido a un “ping” cuando se pega a la pared abdominal.

Cetosis – Cetosis o Acetonemia ocurre principalmente en vacas altas productoras con reducido consumo de material seca y pérdida de condición física, lo cual genera la necesidad de movilizar grasa corporal para usarlo como fuente de energía.

Metritis – Esta condición ocurre más comúnmente durante los primeros 10 días después del parto. La metritis se caracteriza por un útero engrandecido y una descarga fluida rojo-café hasta amarillo, usualmente fétida. La vaca con metritis casi siempre tendrá alta temperatura.

Fiebre de leche – Esta condición se caracteriza por reducidos niveles de calcio en la sangre. Es más frecuente durante los primeros días de la lactancia, cuando la demanda de calcio para la producción de leche excede la habilidad del cuerpo para movilizar reservas de calcio.

Aunque existan varios niveles de severidad, los síntomas comunes incluyen debilidad muscular, reducido consume de material seca, reducida temperatura corporal, y/o acelerada palpitación cardíaca.

Neumonía – Es diagnosticado cuando las vacas tienen dos de las siguientes condiciones – fiebre, descarga nasal anormal, tos, y/o respiración rápida y corta.

RESUMEN

El manejo de la vaca recién parida es la manera de mejorar el bienestar de todo el hato. La separación de vacas frescas de otros grupos es “obligatorio”, y es altamente recomendado separar primerizas de adultas en corrales de ordeño.

El veterinario debe desarrollar protocolos de observación, reporte y tratamiento para esta población de vacas. El monitorear y reportar observaciones diarias identifica vacas enfermas, y el seguir precisamente los protocolos de tratamiento (por ejemplo, dosis y duración de tratamiento) Ofrece la mejor oportunidad de detector problemas y resolverlos.

 

Perulactea
Por Perulactea octubre 30, 2018 12:08
Escribe un comentario

No hay comentarios

¡Todavía no hay comentarios!

Todavía no hay comentarios. Sé el primero en comentar este artículo.

Escribe un comentario
Ver comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.
Campos obligatorios están marcados*

Comentarios Recientes

  • Juan Parreño Rodríguez

    Juan Parreño Rodríguez

    Con todo el ánimo de aportar, en Arequipa se enviaron semillas de forma sobredimencionada a distritos de la Provincia de…

    Ver Artículo
  • Zulema Cruz S.

    Zulema Cruz S.

    A los interesados de comprar ovinos de raza lechera, deseo vender, mi correo zulema_cs@hormail.com 978948900 se encuentran…

    Ver Artículo
  • Maria Dolores Ortega

    Maria Dolores Ortega

    PREGUNTA: que tanto esta adaptada esta raza contra garrapata Boophilus microplus (Rhipicephalus microplus) Boophilus annulatus

    Ver Artículo
  • Belisario

    Belisario

    hola amigos buen día busco ovinos rasa Dorper por favor

    Ver Artículo

SÍGUENOS EN Facebook

Contacta a Perulactea

Si deseas publicar en el Portal de Perulactea:
Notas de prensa (proyectos ganaderos, investigaciones universitarias, etc), eventos (cursos, ferias, etc), convocatorias de trabajo (en Perú u otros Países) u otros temas, escríbenos y te ayudaremos a llegar a miles de personas:

(+511) 4421218

(+51) 994187618

correo@perulactea.com