Noticias Internacionales

Eficacia de una Vacuna Multivalente Frente a la Mastitis Bovina en el Reino Unido

Publicado

en

(497 vistas)

 

A J. Bradley, J. E. Breen, B. Payne, V. White and M. J. Green

Dairy Sci. 98: 1-15.

Articulo Original disponible en el Journal of Dairy Science

  1. Introducción

Las mastitis clínicas y subclínicas siguen siendo una causa importante de pérdidas económicas  para la industria láctea y un gran reto para el productor de leche, con un elevado número de rebaños con altas prevalencias de enfermedad. La vacunación puede desempeñar un papel útil en los programas de control de mastitis, aunque existe una relativa escasez de estudios. A pesar del desarrollo de varias vacunas en la década de 1980, con base en la mutación J5 de Escherichia coli, y de mostrar una capacidad para reducir la gravedad de los signos clínicos y la duración de la infección, estas vacunas no han podido intramamaria (IMI). La investigación al respecto de la utilización de vacunas de E. coli J5 también ha demostrado un efecto positivo en la recuperación de la producción deleche después de un caso clínico más rápidamente.

  1. Nuevas vacunas frente a mastitis

En el caso en la Unión Europea, hace relativamente poco que se dispone de vacunas frente a mastitis, habiéndose aprobado recientemente una vacuna multivalente frente a mastitis, dirigida a varias especies de enterobacterias y de estafilococos (STARTVAC HIPRA, S.A. Amer, Girona, España). Los estudios de registro demostraron una reducción de las infecciones intramamarias producidas por coliformes y Staphylococcus spp y una disminución en la gravedad de los signos clínicos de la enfermedad. Sin embargo, estos estudios de registro se basan principalmente en el sur de Europa y se llevaron bajo condiciones climáticas y gestión muy diferentes a los que se observan en el norte de Europa y el Reino Unido.

Una de las limitaciones importantes para el uso de mastitis ha sido el pesado protocolo vacunal, en que a menudo se  requiere la vacunación, tanto antes como después del parto, derivando en programas trimestrales. Una de las limitaciones importantes para el uso de vacunas de mastitis ha sido el pesado protocolo vacunal, en el que a menudo se requiere la vacunación, tanto antes como después del parto. En algunos casos, la aplicación trimestral de la vacuna, en sábana, ha permitido sortear esta limitación, simplificando el programa vacunal. El objetivo del estudio descrito aquí fue investigar la eficacia de una vacuna multivalente frente a mastitis (STARTVAC) sobre el control de la mastitis bovina en condiciones de campo en Reino Unido, utilizando las indicaciones del prospecto y un calendario de vacunación trimestral.

  1. El estudio

 Para llevar a cabo el estudio se reclutaron un total de 3.130 vacas de 7 granjas (Tablas 1 y 2), y fueron asignadas al azar, dentro de cada granja, a uno de 3 grupos. El primer grupo recibió la vacuna siguiendo las indicaciones del prospecto, el segundo grupo fue vacunado cada 90 días después de un ciclo inicial de vacunación, y el tercer grupo se dejó sin vacunar para actuar como grupo control (Imágenes 3 y 4). No se aplicaron criterios estrictos relativos al RCS o la incidencia de mastitis clínica.

La eficacia de la vacuna se evaluó en los primeros 120 días de lactación. Se tuvieron disponibles para su análisis 1.696 lactaciones en 1,549 vacas. En total, se produjeron 779 casos de mastitis clínica entre los tres grupos de estudio, y no se detectaron diferencias significativas en la incidencia o prevalencia de la mastitis clínica o subclínica entre cualquiera de los tres grupos. Sin embargo, la vacunación frente a la mastitis siguiendo las recomendaciones del prospecto se asoció a una reducción significativa en la gravedad de los casos clínicos (Gráfico 5). Las vacas de este grupo redujeron significativamente las probabilidades de desarrollar mastitis clínica que presenten más que simples cambios en la leche [Odds ratio: 0,58; 95% intervalo de confianza (IC): 0,35-0,98]. Del mismo modo, cada vacunación adicional dio lugar a una disminución de las probabilidades de desarrollar mastitis clínica que presentase más sintomatología que los cambios en la leche (Odds ratio: 0,87; IC del 95%: 0,77 hasta 0,98) (Tabla 6). Cuando se amplió el análisis de los efectos de la vacunación a 305d, éste reveló una diferencia significativa en el número total de vacas desechadas por grupo de tratamiento con un 26,2; 18,3 y 24,2% para las vacas no vacunadas, vacunadas según prospecto y en ciclos de 90d, respectivamente (Gráfica 7). Por el contrario, el análisis de los datos de producción de leche demostró que, de media, las vacas vacunadas según prospecto produjeron un mayor volumen de leche (231 I; IC del 95%: 104,1 a 357,4) (Gráfico 8) y más sólidos en la leche (12,36 kg; IC del 95%: 3,12 a 21,60) (Gráfico 9) que las vacas no vacunadas en los primeros 120 días de lactación.

 

Conclusiones

En conclusión, las vacas vacunadas fueron significativamente menos propensas a experimentar mastitis clínica grave y produjeron significativamente más leche y extracto seco que las compañeras de rebaño no vacunadas, dando lugar a un retorno de la inversión de 2.57:1 en condiciones de campo en Reino Unido, basado en una mayor producción de leche.

 

Tendencias