Noticias Internacionales

Científicos Estadounidenses Crean Útero Artificial para Animales Prematuros Extremos

Publicado

en

(1.392 vistas)

 

 

bebes_prematuros_estados unidos

Investigadores estadounidenses del Hospital Pediátrico de Filadelfia (CHOP) han diseñado un útero artificial para aumentar la supervivencia de los bebés prematuros extremos imitando el ambiente de la placenta con su líquido amniótico. El aparato, presentado este martes en la revista científica Nature Communications, se ha probado ya en ovejas y permite que se complete con éxito el desarrollo de sus pulmones y de otros órganos.

En el ser humano, cuando en un embarazo se produce el nacimiento del bebé entre las semanas 40 a 36 de gestación se considera un embarazo normal y el bebé es capaz de desarrollarse sin ayuda médica.

Sin embargo, en nacimientos por debajo de este periodo resulta difícil sacar adelante al neonato. Aunque los avances científicos han permitido llevar este límite hasta las 22 o 23 semanas de gestación, lo que se corresponde con un prematuro de unos 600 gramos de peso, el riego de muerte es del 50%, explica el estudio. Además, en el 90% de los casos, la morbilidad (complicaciones por enfermedades derivadas de esta situación) lleva al infante a sobrevivir con grandes discapacidades y una calidad de vida reducida.

A este respecto, el pediatra Alan W. Flake, coautor del estudio y director del Centro de Investigación Fetal del CHOP, ha afirmado en una nota de prensa que el sistema artificial que han desarrollado «podría prevenir la morbilidad severa sufrida por los bebés extremadamente prematuros mediante una tecnología médica que no existe actualmente».

El objetivo planteado por este equipo médico es de preservar la vida de los prematuros de 23 semanas de gestación hasta que alcancen el desarrollo y crecimiento normal de un bebé de 28 semanas, sacándoles del umbral que pone en riesgo su supervivencia.

placenta_bebes_prematuros

Foto. Esquema del útero artificial con su circuito de circulación y oxigenación CHOP

El sistema imita el interior de una placenta

El aparato, aún en fase experimental, y sólo testado en ovejas prematuras equivalentes a bebés de 23 semanas, ha sido desarrollado a lo largo de tres años.

En este tiempo, los investigadores tuvieron que resolver los dos problemas clave por los que una incubadora convencional no puede usarse con un ser vivo tan inmaduro.

Por un lado, como los prematuros extremos tienen un corazón muy poco desarrollado, no soportan la presión de un sistema de circulación sanguínea externo. Por ello este útero artificial carece de un mecanismo de bombeo para mantener la circulación de la sangre, que le llega a través de un cordón umbilical sintético. Es el animal el que, con su propio corazón, regenera este circuito y adquiere así los nutrientes que necesita.

Por otro lado, como sus pulmones aún no son funcionales como para respirar en una atmósfera de oxígeno, no se incluye ningún sistema de ventilación, sino que el animal prematuro está inmerso en un líquido amniótico de laboratorio con el que sus pequeños pulmones intercambian oxígeno y dióxido de carbono.

Todo el sistema se encuentra en condiciones de esterilidad y mantiene constante la temperatura, la presión y la luz en un ambiente que simula por completo el interior de una placenta.

Con este sistema el equipo de Flake ha conseguido mantener a los animales con vida y en perfectas condiciones de salud durante 28 días.

Adaptación al ser humano

Los siguientes pasos de este equipo de expertos en pediatría están encaminados a mejorar el sistema y adaptarlo a un ser humano. Comenzarán por el propio tamaño del útero artificial, que es muy grande, pues está diseñado de forma preliminar para ovejas.

La previsión de estos investigadores es que en un plazo de 10 años a partir de ahora los bebes prematuros extremos puedan completar su desarrollo en cámaras que usan líquido amniótico artificial. Esta técnica, que evita que el bebé yazca en una incubadora y carece de un ventilador externo, ya proporcionaría, según aventuran los autores, un gran beneficio en la salud de los pequeños y reduciría los costes sanitarios.

Para Colin Duncan, catedrático de Medicina Reproductiva de la Universidad de Edinburgo, todavía existen, sin embargo, «enormes retos para poder refinar la técnica y hacer que los resultados sean consistentes». En declaraciones a la ONG Science Media Centre, Duncan ha afirmado que los avances del grupo de Alan Flake «no podrán aplicarse a corto plazo».

El científico recuerda que el uso de inyecciones de esteroides en mujeres con riesgo de dar a luz un bebé prematuro, y acelerar así el desarrollo del pulmón fetal, se descubrió utilizando modelos de ovejas y tardó más de 20 años en poder emplearse en la práctica clínica.

No parece viable tampoco que se pueda reducir la edad de los prematuros por debajo de las 23 semanas, ya que existe un límite físico, por el tamaño de los bebés, y un límite fisiológico que es incompatible con la vida fuera de la madre, según se indica en el propio estudio del equipo estadounidense.

Leer más
Publicidad
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias