Noticias Internacionales

Estudian Potencial Genético de Cabras Ferales en BCS

Publicado

en

(1.218 vistas)

estudian_cabras_ferales_bcs

En el Departamento de Zootecnia de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), un grupo de investigadores está llevando a cabo una serie de análisis a cabras (Capra hircus) extraídas de Isla Espíritu Santo para evaluar el potencial aprovechamiento de su genética en la industria alimentaria.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) donó cien especímenes caprinos para su investigación científica a la UABCS, como parte de la Estrategia Participativa para la Extracción de Cabras Ferales de la Isla Espíritu Santo, puesta en marcha en mayo de 2016.

Estos animales permanecieron durante cientos de años aislados de condiciones ambientales y agentes patógenos externos al complejo insular, y se adaptaron a condiciones extremas de estrés hídrico y alimentación.

“En este momento no tenemos datos a priori de cuáles podrían ser los escenarios, a nosotros corresponderá evaluar hasta qué punto podemos aprovechar los caprinos. Si bien un sector los considera como animales resistentes a condiciones extremas, de igual forma estuvieron aislados de patógenos potencialmente dañinos, ahora también van a entrar en contacto con estos agentes y eventualmente pudieran ser animales altamente susceptibles a enfermedades en este tipo de ambientes”, mencionó el doctor Juan Manuel Ramírez Orduña, jefe del Departamento de Zootecnia de la UABCS y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El investigador detalló que los animales son híbridos de una mezcla de muchas razas y su talla es visiblemente más pequeña en comparación con las razas utilizadas habitualmente en la ganadería caprina de Baja California Sur.

“Las primeras evaluaciones serán de corto tiempo y no se tratan de estudios invasivos. Por lo pronto estudiaremos su crecimiento, alimentación y resistencia al consumo de agua salada, algo poco común, para esto debemos analizar el proceso de adaptación del organismo para consumir agua de mar”, explicó el investigador.

El proyecto de investigación es coordinado por el doctor Ramón Cepeda Palacios, especialista en caprinos, y el doctor Rafael Ramírez Orduña, especialista en nutrición animal en la UABCS, quienes en una primera etapa evaluarán a los animales y su potencial de aprovechamiento a través de su rescate genético, posteriormente iniciará una segunda etapa de largo plazo.

Daños en el ecosistema

La Dirección de la Conanp de la Península de Baja California y Pacífico Norte informó que la extracción de cabras de Isla Espíritu Santo es necesaria para restaurar en su totalidad el complejo insular y evitar afectaciones permanentes por la devastación de fauna y flora causada por los caprinos.

Estos animales fueron introducidos al complejo insular hace cientos de años por pescadores y buzos de la industria perlera.

Entre los impactos causados por cabras introducidas al ecosistema insular se consideran alteraciones de la estructura y composición de las comunidades de plantas, erosión y compactación del suelo, extinción de flora y fauna nativas y degradación del hábitat por sobrepastoreo.

“Isla Espíritu Santo se encuentra en buenas condiciones ambientales; sin embargo, existe flora afectada, como centenares de cactáceas que tienen evidentes daños del ramoneo que realizan las chivas para alimentarse y esto es una prueba de que a largo plazo, de manera irreversible, pudiera afectar las condiciones de la isla”, explicó el director de la Conanp de la Península de Baja California y Pacífico Norte, Benito Bermúdez Almada.

El comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas, Alejandro del Mazo Maza, precisó que en esta área natural protegida (ANP) existen alrededor de 800 a 900 cabras, que han generado daños severos a plantas como la pitahaya dulce (Stenocereus thurberi), cardón (Pachycereus pringlei) y nopal (Opuntia sp.).

“En la Isla Espíritu Santo los chivos se introdujeron desde hace cientos de años para alimento de los buzos y pescadores que trabajaban en la industria perlera. Es importante considerar que la mayor parte de las extinciones de especies en el mundo se han debido por perturbaciones de hábitat, a causa de la introducción de especies invasoras. Por tal motivo, la Conanp desde hace más de 16 años ha desplegado programas de erradicación de especies invasoras de manera muy activa”, mencionó Bermúdez Almada.

La Conanp informó que, una vez extraída la última cabra, realizará una valoración del ecosistema para iniciar el proceso de restauración integral del complejo insular en coordinación con dependencias federales, estatales y municipales, así como organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas y de investigación como el Grupo de Ecología y Conservación de Islas, A.C. (GECI) y el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C. (Cibnor).

Tendencias