Noticias Internacionales

Rotérdam: Construyen Establo Flotante en el Mar

Publicado

en

(1.282 vistas)

Vacas_flotantes_sobre_el_mar

Foto. Establo en el puerto de Róterdam

Una empresa está a punto de iniciar las obras de un gran establo en el puerto de Róterdam (Holanda). En Barcelona se trabaja en un proyecto similar. Copian a los aztecas

Dicen los encargados de pensar en el futuro que en 2050 habrá dos millones y medio de personas más sobre la Tierra y que la mayor parte de los 8.500 millones que seremos entonces viviremos en ciudades. Los científicos aderezan las cifras con otros apuntes preocupantes. Según explican, el mayor problema al que se va a enfrentar el mundo a la vuelta de no demasiadas décadas será el difícil acceso al agua, las lluvias menos frecuentes y la falta de irrigación en general. ¿Qué pasará entonces? Pues que algo tan importante para dar de comer a esos cientos de miles de bocas como el trigo, el arroz y el maíz disminuirán en un 14 %, 11 y un 9% respectivamente.

En Números

Dentro. La base de la granja medirá 30 x 40 metros, es decir 1.200 metros cuadrados y tendrá tres niveles. En el superior pastarán las vacas y estará el establo (14 m2 para cada una). El intermedio será la fábrica de lácteos. El inferior será para instalar los servicios.

Y fuera. Las vacas dispondrán de 9.000 m2 de terreno para pastar libremente también en tierra. La idea es observar su comportamiento para el proyecto denominado ‘TransFarmation’, un juego de palabras en inglés que combina transformación y granjas.

Solo hay que darle una vuelta al asunto para comprender que el sector ganadero no tendrá suficiente grano para criar a los animales y que, de no empezar a buscar soluciones, el precio de la carne se incrementarán en alrededor de un 20% y muchas de esas almas –más incluso de las que lo hacen ahora– se morirán de hambre.

Aunque el panorama resulta aterrador, ya hay quien está trabajando para que el desastre, si se cumplen los peores presagios, les pille preparados. En Holanda, con una extensión de 7.494 kilómetros cuadrados de los que solo 5.488 pueden considerarse tierra firme, ya se han puesto manos a la obra. En cuanto termine el verano, el equipo responsable del proyecto se liará la manta a la cabeza y creará la primera granja flotante del planeta. Una infraestructura que se instalará en aguas del puerto de Róterdam y que acaba de ser presentada en Eindohoven es una macroferia sobre alimentos del futuro y alta tecnología agroalimentaria. La idea, aseguran, es que el próximo otoño esté operativa.

De momento, la granja flotante inteligente holandesa acogerá 40 vacas. Pero en el futuro también habrá cerdos que, además, vivirán en fantásticos apartamentos. De esa manera, dicen, se reducirá hasta en un 90% el uso de antibióticos. Y como habrá que dar de comer a tan extensa familia, la planta inferior de esa superficie total de 1.200 metros cuadrados se destinará a cultivar pasto utilizando luces LED.

De esta granja de lujo, que necesitará de un inversión de 2,5 millones de euros para hacerse realidad, saldrán 1.000 litros de leche al día que serán pasteurizados y convertidos en yogur.

Los arquitectos han ideado levantar el edificio sobre una plataforma de hormigón con un piso especial para que no se filtre la orina de los animales y unas máquinas para limpiar el estiércol.

Aunque parezca ciencia ficción, en el piso principal, además del tratamiento de la leche, se purificará la orina de las vacas para usarla en el cultivo de trébol rojo, la alfalfa y la hierba para el forraje. El abono, por su puesto, será reutilizado o enviado a una granja cercana.

Peter Van Wingerden, uno de los responsables de Beladon, la compañía especializada en construcciones sobre plataformas flotantes que ha aparcado durante un tiempo los hoteles de lujo para hacer posible esta historia, asegura que su inspiración surgió el día que tomó conciencia de los problemas de abastecimiento de la población en determinadas situaciones. «La población mundial sigue creciendo y la mayor parte de las ciudades situadas en los deltas de los ríos se hunden. Una visita a EE UU tras el Huracán Sandy me hizo comprobar que en un momento dado puede no haber alimento más que para un par de días y me llevó a pensar que teníamos que empezar a hacer las cosas de otro modo. ¿Por qué no construir una granja flotante?».

Desde el siglo XIV

Todo apunta a que los holandeses serán los primeros en poner en marcha un proyecto de este tipo, pero desde luego no serán los únicos. En España, una empresa radicada en Barcelona llamada Forward Thinking Architecture hace tiempo que trabaja en una idea similar tomando de modelo las chinampas aztecas. Esa suerte de arcas de Noé del futuro serán, según ha explicado Javier Fernández Ponce, uno de los artífices del proyecto, «plataformas multicapas automatizadas de producción de alimentos y energía», que vendrán al pelo cuando la cosa se complique. Según los catalanes, un cóctel perfecto de acuacultura (pescado), hidropónicos (cultivos) y energía solar podría producir comida 365 días al año sin importar que haya o no sequía. Su ‘fábrica’, asegura, llegaría a generar 8.152 toneladas anuales de vegetales y 1.703 de pescado.

Por lo demás, ellos no creen que las futuras granjas flotantes lleguen con el tiempo a reemplazar la agricultura o la ganadería tradicional. En absoluto. En realidad, opinan que simplemente será una iniciativa complementaria, compatible con los métodos con los que el hombre ha producido su sustento casi desde el principio de los tiempos, pero que podría ayudar a asegurar el suministro en caso de que sea necesario. Por otro lado, las granjas flotantes han existido siempre. De hecho, en el siglo XIV los aztecas convirtieron buena parte del lago Xochimilco en una huerta gigante de la que llegaron a abastecerse hasta 230.000 personas.

En cualquier caso, la idea que sí está a punto de convertirse en realidad es la del señor Van Wingerden. Ya le han preguntado si hay algún riesgo de que las vacas se mareen. El empresario ha sido rotundo: no.

Tendencias