Artículos

Estrategias para el Manejo de la Sanidad en Producción Caprina

Publicado

en

(4.681 vistas)

 

Autor: Ing. Oscar Arroyo Barreto. Especialista en Producción Caprina (Perú)

ESTRATEGIAS PARA EL MANEJO DE LA SANIDAD, LA REPRODUCCION Y LA PRODUCCION EN GENERAL

A. ESTRATEGIAS PARA EL MEJORAMIENTO DE LA SANIDAD

PRINCIPALES ENFERMEDADES DE LOS CAPRINOS.

Generalidades: Entre las distintas especies animales domésticas, los caprinos representan la crianza que son más resistentes a las enfermedades, pero no significa que no tenga problemas sanitarios, los mismos que debemos conocer para lograr evitarlos y/o curarlos.

Brucelosis: Es la enfermedad más importante de la crianza de caprinos, ya que va ocasionar muchas pérdidas como los abortos, mortalidad de cabritos, menor producción de leche, los machos presentarán inflamación de los testículos y todos los animales infestados deben ser separados del corral, con lo cual se va a perder buenos reproductores. Además esta enfermedad es la principal causante del rechazo de los quesos artesanales y/o su poco valor comercial, ya que puede transmitir al ser humano la denominada “Fiebre de Malta”, de difícil y costosa curación.

granja-caprinos-brucelosis

Foto 6. Campaña de vacunación contra la brucelosis en el Valle del Chillón

Esta enfermedad es causada por una bacteria llamada Brucella melitensis y se transmite por alimentos contaminados, otros animales infectados o por órganos reproductores de animales enfermos. No existe tratamiento para esta enfermedad. Para evitarse un mayor contagio de los animales se deben sacrificar los animales contagiados, pudiendo consumirse estas carnes pero bien cocidas. Como prevención deben destruir toda la placenta y los fetos abortados, colocar en cuarentena todos los animales que recién ingresan al rebaño y vacunar obligatoriamente a todas las hembras de reposición, entre los 4 a 6 meses, con la vacuna Rev-I, que actualmente es producida en el país.

La Fiebre de Malta es una enfermedad de alto riesgo cuando se presenta en humanos, por lo que no se debe consumir productos lácteos que no hayan sido pasteurizados o hervidos. Cuando se tenga que manejar animales enfermos de brucelosis debe hacer con guantes y al concluir lavarse bien las manos. En los humanos esta enfermedad tiene los síntomas parecidos a la gripes fuertes, con fiebres altas, dolores de cuerpo, sudores y debilidades, luego hay una mejoría, pero los síntomas regresan a los 15 días y duran largos periodos.

Mastitis: Es una enfermedad que actualmente por falta de un tratamiento adecuado se viene presentando con más frecuencia en diferentes rebaños. Presenta dos modalidades: la clínica y la sub-clínica, la clínica es cuando se observan síntomas y la sub-clínica es cuando los síntomas aparecen en forma periódica. La mayoría de los casos de mastitis se originan por malos tratos y deficiencias en el ordeño, también por heridas producidas por piedras, cercas o por la pelea entre animales.

Los principales síntomas son la disminución de la producción de leche, fiebre, presentación de gránulos amarillentos a rojizos en la leche, ubre inflamada dura y caliente. La mastitis gangrenosa es muy peligrosa porque destruye la ubre y puede matar a la hembra y presenta una secreción sanguinolenta que se tornará luego negruzca. En cuanto al tratamiento, generalmente la Penicilina es muy efectiva cuando se trata a animales en seca. En cabras en ordeño se debe extraer toda la leche de la ubre, introducir el remedio, masajear la ubre con agua tibia y una toalla para difundir la medicina. También pueden utilizarse tratamientos intramamarios con diferentes antibióticos, usando jeringas descartables, con un buena lavada de las ubres con agua y jabón y limpiándolas finalmente con alcohol.

Como prevención se debe tener una limpieza total de todo el proceso del ordeño, tanto de los utensilios que se usan, del ordeñador y de los animales que se ordeña. Las cabras con mastitis deben ordeñarse al final y no mezclar la leche. Cuando una hembra entra en seca debe usarse un sellador de tetas para evitarse luego que se puedan presentar la mastitis en su próxima lactación. Si las hembras se dañan con sus cuernos debe procurar descornarlas. En los corrales y lugares de ordeño debe evitarse la presencia de objetos que dañen las ubres. También debe practicarse un buen ordeño, a fondo, con cuidado y siempre a la misma hora en lo posible. Evitar que las hembras duerman en corrales húmedos.

No se debe consumir la leche con mastitis, porque puede provocar enfermedades especialmente en los niños, tampoco se debe consumir la leche tratada contra mastitis hasta unos 3 a 5 días posteriores al tratamiento.

Enterotoxemia: Esta enfermedad es originada por el Clostridium perfringes, tipos C y D, que normalmente se encuentran en el estómago de los caprinos y cuando se rompe el equilibrio fisiológico se va a producir la enfermedad, atacando a los cabritos más gordos que estén próximos al destete, también ataca a las cabras más gordas. Cuando se produce un cambio brusco de la alimentación vamos a favorecer la multiplicación de estos gérmenes.

caprinos-enfermedades-mastitis-

Foto 7. Prueba de campo para detectar mastitis.

Los síntomas son de una intoxicación, los animales se presentan con depresión, descoordinación de los movimientos, los caprinos tiran la cabeza hacia atrás y presenta convulsiones, pudiendo o no presentarse diarreas. En los animales adultos la presentación tienen un carácter menos severo, presentan desgano, falta de trabajo del rúmen y presencia de diarrea. El tratamiento no siempre es exitoso, pudiendo aplicarse antitoxinas pero resulta muy cara. Puede aplicarse antibióticos por vía oral para controlarse la multiplicación de los gérmenes del estómago, pero no tendrá efecto  directo sobre la toxina.

Las principales medidas de prevención son tener mucho cuidado en el manejo de la alimentación de los animales, evitando darles pastos muy tiernos, calientes o mojados por la lluvia. Debe procurarse que todo cambio en la alimentación debe ser gradual. También se puede vacunar a las madres antes y después del parto y a las crías a partir de la 3 y 4 semana de edad. No tiene vinculación con la salud humana.

Problemas pulmonares: Es una enfermedad caracterizada por la inflamación de los pulmones debido a diversos factores. También se le denomina pulmonía o enfermedad de los pulmones y es causado por la combinación de una serie de factores ambientales, (como frío, humedad, cambios de temperatura, largas caminatas, etc.) y distintos microorganismos patógenos (como virus, bacterias, parásitos, reacciones alérgicas, etc.) Los microorganismos causantes de esta enfermedad se hallan en los alrededores de las granjas y se vuelven peligrosos cuando los caprinos están en estrés, existe amontonamiento de los animales y poca ventilación de los corrales. Se presenta a cualquier edad, siendo más frecuente en cabritos y animales destetados.

Los principales síntomas que se presentan son: fiebre, tos seca ó húmeda, secreción mucosa, y respiración dificultosa. En casos severos los caprinos respiran abriendo toda la boca. En general los animales se encuentran decaídos y dejan de mamar o comer. Cuando se presenta mucho dolor en los pulmones el enfermo aparecerá quieto emitiendo un ronquido al respirar. Su tratamiento puede hacerse con antibióticos de amplio espectro, como las tetraciclinas, sulfas, nitrofuranos, etc. Durante la convalecencia también es útil administrarle sustancias expectorantes elaboradas a base de alcanfor, eucalipto, mentol, etc. Debe procurarse colocar los animales enfermos en locales con buena ventilación, pero sin viento, darles alimentos adecuados y agua fresca y evitar que tengan largas caminatas.

Como medidas preventivas debe evitarse el amontonamiento de los animales en los corrales, procurar una buena ventilación en los corrales evitando así mismo la humedad en ellos. Los cabritos recién nacidos deben tomar todo el “calostro” posible para protegerse de las neumonías y otras enfermedades.

 caprinos-enfermedades-neumonia

Foto 8. Pulmones dañados de caprino joven por neumonía.

MANEJO DE LOS PROBLEMAS SANITARIOS POR CATEGORÍAS

Se debe tener presente las siguientes recomendaciones sanitarias por cada categoría de caprinos:

Crías: Por su edad y sus condiciones los cabritos de leche son muy susceptibles a las enfermedades, debiendo tenerse cuidado sobre todo de la diarrea, neumonía, inanición e infecciones.

La diarrea se reduce cuando los cabritos maman directamente de ubres limpias o reciben su leche en recipientes limpios. Y se previene con una buena higiene.

Las neumonías se evitan colocando a los cabritos en lugares abrigados y protegidos de las corrientes de aire. La inanición es una consecuencia de un consumo insuficiente de leche por parte de los cabritos y esto puede deberse a la poca producción de la madre, un número mayor de 2 cabritos o la mala asimilación de las crías. Se resuelve redistribuyendo los cabritos sobrantes entre aquellas madres que tienen una sola cría o hayan perdido sus crías, pero debe hacerse lo más pronto posible luego del parto.

Las infecciones de los cabritos se evitan tratando con yodo el cordón umbilical. Cuando hay nacimiento de cabritos deformes o débiles estos deben ser sacrificados cuando tengan un peso conveniente al mercado.

Hembras adultas: Por su intensa actividad fisiológica las cabras son los animales que más propensos se encuentran a contraer diversas enfermedades, siendo las más frecuentes la brucelosis, mastitis, la tetania hipocalcémica y la metritis. La brucelosis y la mastitis ya han sido tratadas anteriormente.

La tetania hipocalcémica es un cuadro muy violento que se presenta en las cabras de elevada producción de leche, en las primeras semanas de iniciada la lactación. Se producirá entonces una severa disminución del calcio en el organismo del animal, este cae a tierra en medio de una fuerte

rigidez corporal con violentos temblores, siendo la mejor manera de prevenirla dándoles dietas con suficiente contenido de calcio. Una rápida recuperación se alcanza con la aplicación de calcio por vía endovenosa, a razón de 10c.c.

La metritis es la inflamación del útero originado por una infección, trauma o golpe. Se presenta en cabras con partos difíciles, abortos y retenciones de placenta. La hembra presentará un gran decaimiento, falta de apetito y fiebre, aceleración de la respiración, y secreción vaginal densa entremezclada con sangre y pus. El animal morirá si no es tratado adecuadamente con lavados internos con desinfectantes y aplicación de antibióticos y desinflamantes. Si la cabra persiste en presentar metritis es preferible su eliminación. Es importante también proporcionarles a las hembras preñadas un buen ambiente sin aglomeraciones que afecten su condición.

Machos reproductores: Los chivos son de una gran importancia en la explotación, y presentan las siguientes enfermedades: infecciones al pene, epididimitis e infertilidad.

Las infecciones al pene pueden deberse a diversos microorganismos que contaminan el prepucio y el glande por la monta de hembras enfermas. También se puede producir cuando el macho se lame o masturba. Esta enfermedad puede tratarse con pomadas a base de sulfas y antibióticos aplicados localmente. En determinados casos se puede colocar una funda” en el pene para facilitar la recuperación del animal y evitar que este se friccione el pene debido al escozor generado por la inflamación.

La epididimitis es una inflamación del epidídimo, que se encuentra en la parte inferior de los testículos. La inflamación es provocada por la infección de brucelas y provocará infertilidad del animal, por lo tanto si se comprueba la infertilidad debe eliminarse de la explotación.

La infertilidad es producida por chivos de apariencia normal pero que no preñan a las hembras, por tener testículos más pequeños que lo normal y que no producen espermatozoides. También hay otras causas de infertilidad en los machos, pero en todos los casos que sean comprobadas, los machos deberían ser retirados del rebaño.

Enfermedades comunes a todo el rebaño: Diversas enfermedades atacan a los caprinos de diferentes edades y sexos, entre ellas las enfermedades parasitarias (internas y externas), las infecciosas (fiebre carbonosa, enterotoxemia, fiebre aftosa, piroplasmosis, anaplasmosis y abscesos)., las mismas que se definen a continuación. Las enfermedades parasitarias pueden ser internas (provocadas por gusanos planos y redondos) y externas (pulgas, piojos, garrapatas, etc.).

Estas enfermedades pueden ocasionar muchas pérdidas a las crianzas, por el valor de las medicinas y los tratamientos, y porque los animales enfermos tienen una menor producción de leche. Las parasitosis externas se combaten con baños, de aspersión o inmersión con determinados productos especiales. Las parasitosis internas se controlan mediante dosificaciones de medicamentos específicos o por inyecciones de parasiticidas llamados “sistémicos” que atacan a los parásitos mediante la sangre que consumen. Debe tenerse especial cuidado de alimentar a nuestros animales en terrenos húmedos o pantanosos, porque en ellos puede presentarse la fasciola hepática o alicuya.

Entre las enfermedades infecciosas ya hemos descrito la enterotoxemia. Pero también se presentan la fiebre carbonosa, en cuyo caso los animales mueren de forma violenta, presentando una rigidez típica, con las patas totalmente estiradas y que al abrirse los animales la sangre no coagula. Esta enfermedad se puede prevenir mediante vacunas.

En la fiebre aftosa se presenta lesiones en las patas y lenguas de los caprinos y generan incapacidad para desplazarse e ingerir sus alimentos. La única vía segura de prevención es la vacunación. En cuanto a la piroplasmosis y anaplasmosis, son enfermedades que son producidas por los microbios que parasitan los glóbulos rojos de la sangre originando una fiebre elevada y anemia aguda, la prevención más adecuada es la eliminación de las garrapatas que son las principales transmisoras de dichas enfermedades. El tratamiento de los abscesos se presenta líneas mas abajo.

caprinos-enfermedades-parásitos

Foto 9. Caprino atacado con parásitos externos e internos.

PRINCIPALES MEDIDAS DE HIGIENE

Con los focos infecciosos:

• Identificación de los animales que están enfermos crónicos y separarlos. Instalar un corral como enfermería y colocar allí todos los animales sospechosos.

• Los cadáveres, resto de abortos y restos de intervenciones quirúrgicas deben ser retirados y quemados o enterrados.

• Se debe evitar la acumulación de camas en los corrales, retirándolos periódicamente y luego efectuar una adecuada limpieza y desinfección de los corrales, comederos, etc. con los productos mas eficaces, económicos y de mínima toxicidad para los animales y las personas.

Con los vehículos transmisores:

• Cuando se adquiera nuevos animales deben ponerse en cuarentena un mínimo de 15 a 30 días, efectuarles control de brucelosis y antes de su introducción definitiva deben ser desparasitados (contra pulmonares y gastrointestinales) y vacunados (contra brucella y agalaxia).

• Debe adquirirse reproductores solamente de granjas con garantía y registros sanitarios. Debe eliminarse todas las ratas y ratones usando cebos hemorrágicos que son muy efectivos.

• Los ordeñadores deben tener mucho cuidado con su aseo personal, la desinfección de los utensilios de ordeño y tener un buen manejo de los animales que van a ordeñar.

Es necesario eliminar los parásitos externos porque además de su acción irritante son portadores de muchas enfermedades.

PLAN PROFILACTICO Y DE VACUNACIONES

Para cabritos:

• AI nacimiento: Cortar el cordón umbilical y desinfectarlo con yodo. Vigilar que los cabritos tomen el calostro. Evitar las bajas de temperatura y aplicarles 1 c.c. de vitaminas A, D3, E, intramuscular, y otro c.c. de calcio.

• Al destete: Aplicar otro choque vitamínico de A, D3 y E, y otra vacunación contra la enterotoxemia, debiendo repetirse esta dosis a las 4 a 6 semanas.

• De 4 a 6 semanas de edad: a las hembras de reposición se las debe vacunar contra la brucelosis con la vacuna Rev-1.

Para animales adultos:

• Se debe desparasitar por lo menos dos veces al año, en otoño y primavera.

• Vacunar cada 6 meses (2 meses antes del parto) con la bacterina triple, que los protegerá contra la septicemia hemorrágica, el edema maligno y el carbunco sintomático.

•Antes del parto es preferible administrar productos con calcio

• Vacunar contra la fiebre aftosa y la fiebre carbonosa si hay presencia de estas enfermedades en la zona.

MANEJO DE LA SANIDAD

Reconocimiento del animal enfermo:

Los principales síntomas que presenta un caprino enfermo son los siguientes:

•Tristeza: el animal se aísla y parece asustado. Pérdida del apetito con disminución y cese de la rumia.

• Fiebre o elevación de la temperatura corporal, que debe ser de 39 a 40a c Aceleración del pulso cardiaco, siendo lo normal de 70 a 85 en los adultos y de 90 a 100 pulsaciones en cabritos.

• Incremento del número de movimientos respiratorios, siendo lo normal de 12 a 15 movimientos por minuto. Las mucosas de los ojos que son de color rosado se encuentran de un color rojo o blanco.

• Adelgazamiento y retardo en el crecimiento. Los animales presentan excrementos líquidos (diarrea) o duros y brillantes (constipado).

• Abultamiento del abdomen, tos, estornudos y moqueo por las  fosas nasales. En algunas afecciones la leche se cuaja cuando se hierve.

• En forma práctica una cabra sana presenta una piel brillante, cuerpo sano, buen apetito y buen ánimo; y una cabra enferma tiene una piel opaca, cuerpo con el flanco hundido, mal apetito y mal ánimo.

Utilización de medicinas

Es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones para el uso correcto de las medicinas:

• Leer atentamente las indicaciones del producto y seguir estrictamente esas recomendaciones. No usar medicinas con fecha vencida, solo usarlas cuando no se tenga otra disponible y sea una emergencia.

• No mezclar medicamentos sin la recomendación de un veterinario. Usar las medicinas en tiempo que indique a etiqueta o el veterinario, para evitar que los animales desarrollen resistencia a estos productos.

• Mantener los medicamentos en un lugar fresco y alejado de la luz solar. Siempre que se administre medicinas se debe usar equipo estéril.

Normas para la vacunación:

Se debe seguir las siguientes recomendaciones para hacer más eficientes las vacunaciones:

• Destruir por calor todos los envases y materiales sobrantes. Desparasitar 20 días antes de realizarse una vacunación.

• Debe vacunarse el total de la población susceptible a la enfermedad, y revacunar antes que finalice el plazo de duración de la inmunidad producida por la anterior vacunación.

• Para lograr que haya una buena producción de anticuerpos se debe vacunar antes que aparezca la enfermedad. Solo se debe vacunar animales preñados cuando la vacuna no tenga efectos post-vacunales, ni afecte al feto.

• Es conveniente vacunar a los animales jóvenes antes del destete, porque el estrés del destete origina disminución de la capacidad de producir anticuerpos. Toda explotación debe tener y cumplir un estricto plan de vacunaciones de su rebaño.

caprinos-enfermedades-medicina oral

Foto 10. Aplicación Oral de medicinas.

Tratamiento de abscesos

Los abscesos deben tratarse preferentemente cuando estén maduros. Para este fin se limpia el área de trabajo con agua, jabón y alcohol, luego se introduce una aguja en el área infectada, si sale sangre se retira la aguja porque se habrá tocado un vaso sanguíneo, se vuelve a penetrar con la aguja y cuando sale pus se hace un pequeño corte con una navaja filuda y se drena la herida.

Se debe colocar todo el pus resultante en un pedazo de papel o trapo el cual se debe quemar o enterrar profundamente. Se lava el absceso con agua y alcohol, y luego con yodo al 7%. Hay que tener mucho cuidado cuando se trate de abscesos cercanos a la cabeza o la ubre, porque en esos lugares hay vasos sanguíneos grandes o se pueden dañar nervios importantes.

Leer más
Publicidad
1 comentario

1 comentario

  1. Marcelo Rojas Cairampoma

    03/06/2016 at 8:28 am

    Interesante!. En caprinos, la miasis cavitaria es muy importante. En: http://mrojas.perulactea.com/2008/05/22/control-y-prevencion-de-oestrus-ovis-en-el-peru-caprinos-de-la-costa-norte/#more-66 , pueden ver una estrategia de prevención y control, para casos peruanos.
    En la conclusión se dice: «El programa quimioprofiláctico (sustentado en la Fig 2), mediante un aracnoentomocida con efecto residual de 4 a 5 semanas, consistiría en aplicar el antiparasitario en: i) en Junio-Julio, y ii) en Noviembre. Los fundamentos son: La dosis de Noviembre matará a todas las larvas existentes y preservará de nuevas larvas por 4 – 5 semanas, lapso que luego permite llegar a Enero, cuando no hay actividad de los Adultos y por tanto las cabras libres de nuevas larvas hasta Abril. En Abril se instala una nueva población parasitaria que debe completar su desarrollo en Julio, y entonces antes que abandonen al hospedero, en Junio-Julio aplicar la segunda dosificación, que se encargará de matar a todas las larvas presentes, y preservar de nuevas larvas por 4 – 5 semanas, lapso después del cual, las nuevas larvas que se instalen y evolucionen, serán presa de la siguiente dosificación, la de Noviembre».
    También puede ser útil, conceptualmente, ver: http://mrojas.perulactea.com/2016/01/20/manual-de-nosoparasitosis-veterinaria-modelo-para-el-aprendizaje-competente-actualizado-al-2016/
    http://mrojas.perulactea.com/http://mrojas.perulactea.com/wp-content/uploads/2016/01/Manual-NOSOPARASITOSIS-2016-PDF-Modelo-para-el-aprendizaje-competente-aplicativo-para-otras-asignaturas.pdf.
    Saludos.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias