Artículos

Parto Gemelar en Vaca Lechera: ¿celebramos o nos preocupamos?

Publicado

en

(12.037 vistas)

partos_gemelares_en_vacas_lecheras

Cuando una vaca pare dos crías, ¿debemos sentirnos felices o preocuparnos?. Tener más crías no siempre significa tener más beneficios. Lee este interesante artículo.

Por MV. Christian Gonzales (Perulactea)

Llega una noticia desde el distrito de Orcopampa, provincia de Castilla, en el departamento de Arequipa (sierra sur del Perú), sobre un parto de terneros gemelos, producto de una inseminación artificial, de la que se obtuvo un macho y una hembra, en el establo del ganadero Marcial Quilluya, en el anexo de Huancarama.

Se afirma que la vaca de nombre “Mary”, es objeto de admiración de la población orcopampina, luego del resultado inicial de estas prácticas a cargo de los técnicos de la municipalidad. Igual afecto reciben las crías, a las que su propietario les asignó los nombres de “Susu” y “Edy”.

El alcalde de Orcopampa, Aurelio Vilca Giraldo, reconoció la perseverancia y colaboración del propietario de “Mary” y anunció que su gestión continuará con la mejora genética e inseminación en diferentes áreas del campo agropecuario, mientras se espera resultados semejantes, de otros experimentos iniciados el año pasado.

Pero, ¿un parto gemelar es motivo de celebración o más bien debemos preocuparnos cuando esta se presenta?. Discutamos algunos conceptos:

PARTOS GEMELARES

Un vaca que pare dos crías (gemelos o mellizos), generalmente es porque experimentó un proceso de ovulación múltiple, ya que de acuerdo a estudios el 93% de los casos que se presentan no son gemelos idénticos es decir provienen de dos óvulos distintos (mellizos o gemelos no-idénticos), el pequeño porcentaje restante se debería a la división de un mismo óvulo (gemelos). Las probabilidades de que una ovulación múltiple ocurra aumentan cuando: la vaca produce más de 40 litros al momento de la ovulación (alta productoras), según va incrementando el número de sus lactancias y por supuesto si presenta predisposición genética (Linderoth, 2006).

Las vacas con partos gemelares, por la misma naturaleza de enfrentar dos crías al mismo tiempo, tienen mayores probabilidades de presentar problemas como: abortos, partos antes de la fecha esperada con distocias, nacidos muertos (mortinatos), retención de placenta, metritis, desplazamiento de abomaso, hipocalcemia, con todos los perjuicios económicos que esto traerá al ganadero. Por ello, de presentarse un caso de parto gemelar en nuestro establo debemos ser prudentes.

La literatura reporta que en un establo o un centro de crianza promedio entre el 3-6% de los partos de vacas pueden alcanzar a ser gemelares. Por el contrario, en vaquillonas (primerizas) este tipo de cuadros es bastante excepcional y se presentaría apenas en menos del 2% de los casos. Las vacas de ovulación múltiple cuando son más altas productoras incrementan sus probabilidades a tener un parto gemelar y a ello se suma la enorme pérdida de la condición corporal de estas vacas y las dificultades para recuperarse (Smith, 2011).

Un grave problema de los partos gemelares es el aborto o la muerte embrionaria, se reporta que el 30% de las vacas con partos gemelares podrían abortar, cuando en vacas que paren una sola cría el valor de abortos alcanzaría un máximo de 12%. En resumen, los partos gemelares son realmente problemas y muchos ganaderos pueden optar por interrumpir la gestación, para no tener que enfrentar las consecuencias del post parto, la posibilidad de la infertilidad futura de la cría, o que la vaca vuelva a tener un segundo parto gemelar, entre otras complicaciones que suman, más aun cuando en el mundo se menciona que las tasas de partos gemelares cada vez se incrementa.

FREEMARTIN

El Freemartinismo es un riesgo adicional que se debe considerar en un parto gemelar, sobre todo cuando nacen un macho y una hembra, ya que se reporta que el 92% de las terneras que son gemelas de un macho son infértiles, una realidad muy cuesta arriba. Si solo el 8% de las terneras serían fértiles (Fuentes, 2003) el panorama es bastante oscuro para el ganadero, nada para celebrar otra vez.

Este proceso ocurre en gestaciones gemelares en la etapa de diferenciación sexual, al rededor de los 35-52 días después de la fertilización, cuando las membranas embrionarias de un macho y de una hembra se fusionan en el útero, lo que produce un intercambio de sangre entre ambos. Los factores endocrinos del macho van a producir un desarrollo anormal de los órganos reproductores de la hembra lo que va a provocar su infertilidad. Incluso algunos machos provenientes de partos gemelares se ha visto que disminuyen sus capacidades reproductivas, como su volumen de esperma (Buoen et al., 1992).

El Freematinismo es un proceso muchas veces desconocido por ganaderos y técnicos dedicados a la inseminación artificial quienes frente a partos gemelares, generan mucha expectativa de forma equivocada como ocurrió en el caso de Orcopampa. Por muchos meses el productor puede estar invirtiendo dinero en estos animales infértiles en alimento, medicinas, asistencia profesional, etc., con la expectativa de producir leche en el futuro, sin saber que es un cuadro irreversible. Estas hembras de ovarios no funcionales y realmente «quiméricas» (porque poseen cromosomas XX/XY) al crecer tienen aspecto masculino, con cuellos gruesos y un tipo de animal cárnico y se les conoce como «machorras».

gestacion_gemelar_en_vacas

Foto. El Freemartin es un problema muchas veces desconocido por productores y técnicos dedicados a la inseminación artificial

¿COMO ENFRENTAR LOS PARTOS GEMELARES?

En la actualidad se vienen haciendo estudios como los de la Universidad de Wisconsin (EE.UU), que apuntan a que en un futuro cercano podamos tener comercialmente un kit de diagnóstico rápido, que permita identificar genes relacionados con la gestación de gemelos, para ir descartando esas líneas de vacas problema. Pero mientras llega eso, con la vaca que ya se haya diagnosticado una gestación gemelar y a manera de conclusiones se puede recomendar lo siguiente:

  • Hacer un diagnóstico temprano de la gestación gemelar y un control veterinario del normal desarrollo de la gestación de esta vaca.
  • Brindarle a esta vaca una alimentación densa en nutrientes, pero siempre monitoreando su condición corporal ya que estas vacas serán a las que más les costará recuperarse, por su alta demanda en energía.
  • Aplicar un adecuado programa de vacunación, sobre todo contra enfermedades como BVD e IBR, para descartar problemas sanitarios si se presentara abortos en el último tercio de la gestación, que acabarían con la vaca en el matadero.
  • Prestarle una atención especial durante el parto. Estas vacas pueden adelantar su fecha probable de parto, por lo que se debe estar pendiente de ellas por si presentan problemas distócicos.
  • Hay que llevar registros en el establo y tomar atención del número de partos gemelares que se presentan en el tiempo, para tener un mejor conocimiento del porcentaje real de casos.
  • En el caso de Orcopampa, donde nació una hembra y un macho del parto gemelar, es altamente probable que la hembra sea infertil y su crianza como futura vaquilla de reemplazo no sería recomendable.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Buoen LC, Zhang TQ, Wever AF, Ruth GR. 1992. Non-freemartin rate in Holstein heterosexual twins. Am Assoc Bov Pract Confr.
  2. Fuentes, VO. 2003. Fisiología de la Reproducción Animal.Universidad de Guadalajara. PP: 95-96
  3. Linderoth, Shannon. 2006. Algunas cuestiones sobre partos gemelares. Dairy Herd nº4. vol 43.
  4. Smith, B. 2011. ¿Debemos dejarla 0 no dejarla que geste gemelos?. Hoards Dairyman en Español. Año: 17, n°203: 689-690

Leer más
Publicidad
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias