Noticias Internacionales

Chipsafer: Proyecto Uruguayo de Trazabilidad Bovina Premiado en Estados Unidos

Publicado

en

(1.145 vistas)

Chipsafer es una plataforma que brinda servicios de información al productor rural. Los ganaderos pueden saber donde se encuentra su ganado y recibir alertas si algún animal se encuentra fuera de un predio establecido o si se detecta alguna anomalía en su comportamiento. 

La uruguaya Victoria Alonsopérez, es ingeniera eléctrica y fundadora de la start-upIEETECH, y fue quien diseñó un dispositivo revolucionario que le valió el primer premio en ¨Demand Solutions¨, evento del BID que congregó a las mentes más creativas para idear soluciones y mejorar la calidad de vida en América Latina, el Caribe y el mundo.

Bautizado como Chipsafer, se trata de un sistema de monitoreo de ganado extensivo que permitirá observar patrones de comportamiento, para detectar ciertas enfermedades a tiempo. La idea de crear un prototipo que utiliza la tecnología del GPS, sensores de movimiento y de temperatura, permitirá rastrear al animal de forma remota y autónoma, para combatir epidemias y prevenir su robo. Según nos contó Alonsopérez, y pensando en el futuro, se trata además de contribuir a la tendencia internacional de la seguridad alimentaria y certificación, que permita al consumidor final conocer sobre el origen de los alimentos, apoyando al mismo tiempo a los productores rurales y los agronegocios de la región.

La calidad de los productos y la sostenibilidad han sido también dos de los pilares fundamentales para la empresa agroindustrial Estancias del Lago. Ubicada en Durazno, Uruguay, se trata de un proyecto para construir una planta de producción lechera integrada de alta eficiencia, con una capacidad de producción de unas 16.5 mil toneladas de leche en polvo por año. Mediante un préstamo del BID para la creación de su modelo de tambos estabulados a gran escala, una planta industrial de leche en polvo y una planta de biogás, se trata de promover el uso más eficiente de los recursos y la aplicación de tecnologías que reducen el impacto medio-ambiental de las emisiones de CO2. La incorporación de un sistema de riegos para una mayor conservación del agua, biodigestores que utilizan la bosta del ganado para producir energía térmica y el uso del estiércol como fertilizante en cultivos, son ejemplos de innovación para los agronegocios sostenibles. El proyecto busca además generar una porción significativa de la alimentación necesaria para el ganado lechero, con la plantación de unas 17,000 hectáreas irrigadas de oleaginosas y granos.

De la mano de ideas innovadoras, la tecnología de punta aplicada a los agronegocios está permitiendo a Uruguay crecer en el sector y en su capacidad exportadora de una manera sostenible, destacándose a nivel internacional como un país productor que aporta a la seguridad alimenticia mundial. Y mientras el Sector Privado del BID continúa explorando nuevas oportunidades en esta dirección, surge la siguiente incógnita: ¿cuál será la próxima revolución tecnológica para el mundo de los negocios agrarios sostenibles? Esperamos que la respuesta provenga de otra mente joven y brillante de nuestra región, y que nuestro futuro pueda ser uno sostenible junto a las nuevas generaciones.

Finalista de The Venture

Victoria Alonsopérez con su Chipsafer, fue una de las cinco finalistas de The Venture, la competencia internacional de emprendedorismo social realizado en Estados Unidos, recibiendo US$ 150.000 para impulsar su proyecto. Esto la colocó en tercer lugar tras la decisión del jurado.

El premio mayor constaba de US$ 750.000, pero fue repartido entre los cinco competidores. Algramo, de origen chileno, fue el ganador de la noche al recibir US$ 300.000. No obstante, Alonsopérez y Chipsafer habían solicitado US$ 180.000, dado que la ingeniera en electrónica de 26 años consideraba que esa cantidad era suficiente para fabricar 1.000 dispositivos de su plataforma de trazabilidad animal en tiempo real.

Ahora, con este dinero, Chipsafer realizará un plan piloto en Uruguay que le permitirá mejorar los algoritmos y detectar con más precisión las anomalías (de comportamiento y de salud) que presenta el ganado.

El chileno pedía US$ 750.000 para masificar la implementación de máquinas expendedoras de productos como arroz, frijoles, lentejas y azúcar y la adaptación de las mismas para distribuir detergentes y otros productos de liempieza y alimentos para mascotas. La idea es que la población acceda a estos productos de forma fraccionada y a menor valor que en un supermercado.

El japonés SenSprout, que proponía un sensor de bajo costo para supervisar las condiciones de los suelos agrícolas con el objetivo de ahorrar agua, se llevó US$ 150.000 de los US$ 400.000 que solicitó a The Venture.

El detector de calor sudafricano, los muebles reciclados a partir de plástico y desechos de la industria cafetera colombiana fueron premiados con US$ 75.000 cada uno.

El jurado, integrado por el actor Adrian Grenier, el editor de Fast Company Morgan Clendaniel y la catedrática Sonal Shah, felicitaron a Alonsopérez por el entusiasmo que demostró durante toda la competencia.

Alonsopérez primero integró el grupo de 40 emprendedores uruguayos que se presentaron en la etapa inicial de The Venture, pero sólo ella fue elegida para representar al país en la competencia celebrada en San Francisco, Estados Unidos.

Tendencias