Noticias Internacionales

La Caña en la Estrategia Ganadera Cubana

Pese a constituir un cultivo milenario, la caña de azúcar mantiene hoy su importancia económica en los países que la fomentan, particularmente en Cuba, donde se valoran de forma creciente sus grandes potencialidades. 

En efecto, esta isla se propone no sólo incrementar en el 19 por ciento su producción de sacarosa en la próxima zafra, en momento de altos precios internacionales del endulzante, sino un mayor uso de la gramínea como fuente para el desarrollo ganadero.

El Ministerio de Agricultura (MINAG) ejecuta un programa de desarrollo de esa masa, que incluye, de manera primordial, la siembra este año en el país de no menos de 81 mil hectáreas de pastos y forrajes, mayoritariamente de caña y King Gras.

Lo anterior se asocia al desarrollo de la ceba estabulada, práctica que al decir del jefe de ganado mayor del MINAG, Jorge Echemendía, permite mayor rendimiento animal, el cual alcanza la expresión de su categoría en menor tiempo.

El país libra un gran esfuerzo por aumentar la producción de carne de res, lo cual no se resuelve de un día para otro.

Cuando se logra tener estabulados a los animales, éstos no gastan energía, como en el pastoreo, moviéndose en las áreas, sino que al estar en un establo, acondicionado para que tengan los alimentos a su alcance, todo lo que consumen se traduce en incremento de su peso físico, explica Echemendía a Prensa Latina.

Ello coadyuva a que a que se reduzca la edad para el sacrificio de la res, lo cual significa mayor producción en menor tiempo, y el empleo de un inferior volumen de forraje, debido al buen aprovechamiento de los alimentos suministrados, añade el experto.

También aseguró que la estrategia de fomento de la masa está basada en la autosuficiencia alimentaria, de manera que en cada Unidad de Ganado Mayor ( UGM) haya suficiente caña y King gras para 100 animales de diversas categorías.

Cada animal debe disponer diariamente de 10 kilogramos de caña e igual cantidad de King grass, además de algunas cantidades de sorgo, maíz y otros cultivos.

El programa de siembra de caña es fuerte, pues plantamos por año, desde el 2008, unas 80 mil hectáreas, y de las 81 mil previstas para el actual, más del 80 por ciento es de esa gramínea y de King gras, o sea, entre 64 mil y 70 mil hectáreas, precisó el experto. Señaló que se importan algunas cantidades de pienso denominado norgol – básicamente para potenciar la producción de leche-, así como de maíz y soya.

Además de la ceba estabulada, que presupone tener a los animales y su alimento en un lugar fijo, existe la semiestabulada, la cual combina esa práctica y el pastoreo. En este archipiélago hay 937 unidades donde se ejecuta la estabulación y tres mil 667 con la segunda modalidad, mientras que se cuenta con 228 mil productores de ganado. Son beneficiadas con la ceba más de 53 mil reses, sobre todo en las provincias de Cienfuegos, Camagüey y Matanzas.

Entretanto, para el mayor desarrollo de esta tarea se trabaja en la creación de 20 mil sistemas (cada uno de una hectárea de extensión), a los cuales se dota de máquinas de riego para potenciar la producción de pastos y forrajes, y con ello la estabulación, que posibilita 420 kilogramos de peso por cada res.

LA CAÑA COMO FORRAJE

Uno de los problemas más importantes y perentorios que enfrentan los países en vías de desarrollo es la producción de los alimentos necesarios para satisfacer la demanda de la creciente población.

Según expertos, esta dificultad puede enfrentarse por tres vías fundamentales: mayor superficie cultivada, incremento del rendimiento de los cultivos e introducción de nuevas fuentes de nutrientes.

La insuficiente producción de cereales o semillas oleaginosas en Cuba, necesarias para sustentar el desarrollo pecuario, ha sido uno de los problemas enfrentados por el país durante años.

De hecho, el archipiélago importa soya y otras materias primas cuyos altos y crecientes precios en los mercados internacionales hacen insostenible su adquisición en elevados niveles.

No es fortuito que el primer lineamiento de la política agroindustrial cubana sea lograr que el sector agropecuario aporte progresivamente a la balanza de pagos del país, para que éste deje de ser un importador neto de alimentos y disminuya la dependencia de financiamientos que hoy se cubren con los de otros sectores.

Cuba dispone de una abundante experiencia en el cultivo de caña de azúcar y de una agroindustria distribuida a todo lo largo y ancho del país. A diferencia del azúcar altamente purificado, los subproductos de la agroindustria de la caña ( bagazo, mieles, cachaza), no pueden ser utilizados directamente como alimento humano, pues deben pasar por algún animal y para transformados en fuente de proteínas (carne, leche y huevos).

Numerosos son los trabajos publicados, tanto en Cuba como en el exterior, en los que se compara esta gramínea con otros cultivos y, aunque existen diferencias entre los artículos, todos los autores coinciden en que se trata de un vegetal con un alto aporte de materia seca por unidad de área y tiempo.

Según expertos, la producción energética de la caña es unas 20 veces mayor que la energía consumida para desarrollar su cultivo y poner esta gramínea en el ingenio para su procesamiento. No pocos estudios y la experiencia demuestran que esta planta es un eficiente soporte de la alimentación para reses y cerdos.

Según resultados de algunas investigaciones, con un nivel medio de producción de caña (80 toneladas de tallos por hectárea al año) se puede engordar en una hectárea a 40 cerdos, desde 30 hasta 90 kilogramos de peso vivo; y a 10 novillas, desde 200 hasta 450 kilogramos de peso.

Se afirma que este nivel de producción animal, por unidad de superficie y de tiempo, es comparable con lo que logran los países industrializados mediante el empleo de cereales.

Cualquier estrategia pertinente que se aplique en Cuba u otro país en desarrollo, debe disminuir progresivamente la dependencia de insumos externos en las unidades productivas, maximizar el uso de los recursos disponibles y desarrollar sistemas integrales.

Fuente: Agencias

3 comentarios en “La Caña en la Estrategia Ganadera Cubana

  1. De acuerdo, claro que la caña se utiliza en toda la zona del Cusco, alli existe algunos ingenios donde se produce caña unica y exclusivamente para producir el “cañazo” que es un licor de caña dulce y despues queda el bagazo, que sirve perfectamente para la alimentacion animal ( sea vacunos , cabras cerdos cuyes) se les da libremente a veces con mezclas con afrecho otras inclusive la ensilan con desperdicios de post cocecha e inluso fruta. asi constituye un excelente fuente de alimentacion q cubre las necesidades de carbohidratos, fibra y otras cosas mas.l

  2. Es una propuesta que si se impulsa en las zonas bajas de la región cajamarca, en Perú, juntamente con el establecimeinto de sugar camerún y maralfalfa constituyen alternativas forrajeras frente al cambio climático; casos que se viene realizando por la ONG EDAC en Santa Cruz.

  3. Nosotros en el area seca de la costa del Pacifico de Panama,estamos utilizando la cana de azucar como la mejor alternativa para reducir costos de alimentacion del ganado de leche.Ello ha sido posible con el uso de equipo especializado para la cosecha mecanizada de la cana,equipos que importamos directamente de Brasil,de la marca MENTA,de la cual somos representantes autorizados en el area.Ademas es la unica manera de reducir la dependencia de la mano de obra,que se ha hecho sumamente escasa y dificil en nuestro pais.
    Es un recurso muy novedoso y muy conveniente para seguir adelante en esta actividad ganadera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *