Casos Clínicos

Pericarditis Supurativa por Cuerpo Extraño o «Vaca Clavada»

Publicado

en

(3.331 vistas)

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_05

Autor: D.V.M Phil Scott (Reino Unido)

1. Descripción General

Se examinó a una vaca de raza Limousin de 3 años de edad, con 4 meses de parida, la cual poseía una historia clínica de haber estado 3 semanas con apetito disminuido y presentar consecuentemente una marcada pérdida de peso. El ganadero le efectuó un tratamiento con el antibiótico Oxitetraciclina al 10% inyectable durante cuatro días consecutivos, sin encontrar ninguna mejoría en el animal.


2. Examen Clínico

En la evaluación a primera impresión la vaca lucía lerda y deprimida (Fig. 1 – foto referencial), con una condición corporal de apenas 1.5 (en base a la escala estándar de 1 a 5), la cual resultaba ser mucho más baja que las otras vacas del mismo hato (que estaban en un rango de 2.5 a 4.0). Presentaba edema a nivel de la papada y el pecho, las cuales se evidenciaban cuando se hacía presión sobre estas áreas, acto por el cual se dejaba un hundimiento sobre la piel.

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_01

Figura. 1

La vaca presentaba una evidente distensión de la vena yugular, la temperatura rectal estaba ligeramente elevada (39.6ºC) y las membranas mucosas ocular y oral se notaban congestivas. La frecuencia cardiaca era de 80 latidos por minuto, siendo posible percibir el sonido cardiaco por ambos flancos del animal. La frecuencia respiratoria estaba elevada a 40 respiraciones por minuto con un ligero componente abdominal, revelando a la auscultación del pecho un incremento de ruidos en la porción cráneo-ventral. Asimismo, el animal mostraba una suave tos. A la percusión, se evidenciaba una reducción de la resonancia sobre la mitad inferior del pecho en ambos flancos. Los movimientos ruminales estaban disminuidos en fuerza y frecuencia. Las heces eran escasas, muy duras y cubiertas de mucosidad.


3. Diagnóstico Diferencial

En base a los signos clínicos encontrados, podríamos considerar una serie de patologías como posible diagnóstico, así tenemos:

  • Pericarditis
  • Cardiomiopatía con dilatación
  • Enfermedad respiratoria supurativa crónica
  • Absceso hepático
  • Endocarditis
  • Mal de altura
  • Linfosarcoma involucrando el mediastino y el pericardio (Leucosis Bovina Enzoótica).

4. Desarrollo del Proceso

Nuestras sospechas se dirigieron hacia la pericarditis fibrinosa exudativa, que es una patología que frecuentemente se presenta luego que el animal ingiere de manera accidental una pieza de alambre o clavo metálico (ya que las vacas son muy malas discriminadoras de alimento), el cual al pasar al retículo o redecilla va a producir una reticulitis traumática la cual puede traer como mayor consecuencia la perforación del saco pericárdico (dada la vecindad entre ambos órganos). De esta manera, las bacterias se introducirán en el corazón del bovino con el cuerpo extraño, por lo cual se estimulará la formación de un proceso inflamatorio a varios niveles y la producción de cantidades variables de exudado y fibrina. Asimismo, pueden confluir en el foco infeccioso algunas bacterias productoras de gas.

Inicialmente los signos típicos de una retículitis traumática incluyen: anorexia, depresión, taquicardia, fiebre, quejido de dolor del animal cuando se hace presión sobre el área xifoidea o cuando se pellizca el lomo lo que es llamado como “Test de Williams Positivo”. La acumulación de fibrina y exudado en el pericardio, conllevará a la presentación de procesos como: congestión venosa, edema de papada, ascitis, hidrotórax, diarrea, etc.

La toxemia que se puede observar en estos casos, es resultado del exudado purulento circundante al corazón. A la auscultación, el órgano puede revelar un sonido de “máquina lavadora de ropa”, especialmente si el gas está presente dentro del saco pericárdico. La acumulación del fluido en el saco pericárdico, va a deteriorar el retorno venoso y el normal funcionamiento del órgano. Todos estos hechos irán en detrimento del rendimiento del corazón, así tenemos que:

  • La hipertrofia ventricular derecha, se va a presentar en un intento del órgano en compensarse.
  • Las fallas presentadas por la compensación, permitirá la dilatación cardiaca derecha e insuficiencia valvular.
  • La insuficiencia de la válvula auricular derecha permite incrementar la presión venosa.
  • La congestión venosa, concluirá en la salida de fluido hacia los tejidos causando un cuadro de edema.

5. Diagnóstico

El diagnóstico de estos procesos está basado sobre un cabal y completo examen clínico con auscultación de sonidos cardiacos anormales como los de “chapoteo” o “ruidos secos” los cuales dependerán de la naturaleza del material pericardial y el desarrollo del edema periférico. El fluido pericárdico puede ser gráficamente demostrado usando un ecógrafo (Fig. 2–3). Por otro lado, la radiografía puede ayudar a un diagnóstico más específico pues con ella podemos identificar incluso el mismo cuerpo extraño a nivel del retículo o el pericardio.

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_02

Figura. 2

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_03

Figura. 3


6. Patología Clínica

En esta vaca se encontró:

  • Leucocitosis (con desviación a la izquierda)
  • Fibrinógeno aumentando
  • Globulina sérica aumentada

Estos hallazgos de patología clínica, no son específicos o patognomónicos y podrían presentarse en muchas infecciones bacterianas crónicas, por lo cual deben ser complementarios al examen clínico. La flora bacteriana presente en la pericarditis bovina es variable, pudiendo variar dependiendo si son infecciones simples o mixtas, pero los agentes más comúnmente encontrados son: Staphylococcus, Streptococcus, Actinomyces, E-coli y bacterias anaerobias.


7. Diagnóstico Definitivo

De acuerdo al examen clínico y de laboratorio se consideró el diagnóstico de: Pericarditis supurativa por cuerpo extraño.


8. Pronóstico

El pronóstico es muy malo en estos casos de pericarditis supurativa, lamentablemente no existe tratamiento, por lo cual la vaca mencionada en este reporte fue sacrificada y se procedió a hacer la necropsia de la misma. Como comentario podemos mencionar, que los imanes intraruminales ayudan a prevenir en gran medida estos problemas producidos por la ingesta accidental de alambres o clavos, incluso en casos iniciales se podría aplicar uno de estos imanes como “tratamiento” junto a la antibioterapia, pero generalmente es difícil hacer un diagnóstico precoz del problema y en la mayoría de los casos los animales terminan en el matadero.


9. Examen Post Mortem

Esta evaluación confirmó el diagnóstico de pericarditis supurativa provocado por una previa reticulitis traumática, incluso se llegó a hallar el alambre presente en el retículo (Fig. 4-12).

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_04

Figura. 4

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_05

Figura. 5

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_06

Figura. 6

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_07

Figura. 7

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_08

Figura. 8

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_09

Figura. 9

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_10

Figura. 10

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_11

Figura. 11

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_12

Figura. 12

Con fines didácticos para usted amigo lector del Portal de Perulactea, en las figuras 13 al 17 encontrará las imágenes de otro caso avanzado de reticulitis traumática que también conllevó a una pericarditis supurativa.

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_13

Figura. 13

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_14

Figura. 14

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_15

Figura. 15

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_16

Figura. 16

pericarditis_por_cuerpo_extraño_o_vaca_clavada_17

Figura. 17


¿Deseas publicar un caso clínico documentado y que este llegue a todos los usuarios de nuestra comunidad virtual?

Solo debes remitirlo al correo: correo@perulactea.com

 

Tendencias